Y si gana Bolsonaro, ¿qué pasa?


Por Gustavo Neffa.-

El candidato más favorable para los mercados como para asumir el cargo de presidente de Brasil se está reforzando en las encuestas, y los inversores que hicieron esta apuesta siguen contando sus ganancias dado que ya ha mostrado señales a favor de la privatización de empresas y es el candidato para reforzar el giro en las políticas económicas a la derecha en la Región. Muchos bancos extranjeros se muestran muy optimistas al respecto, aunque no son pocos los desafíos ya que no obtendría la mayoría en el Congreso y las reformas aún pendientes como la Reforma Previsional son aún una incógnita.

Después de tener dos años fatídicos en 2015 y 2016, los años 2017 y 2018 se muestran como años de transición con una tasa de crecimiento paupérrima a la espera de un cambio. Con un presidente actual con un puesto heredado y sin legitimidad, no son muchos los deseos de que Jair Bolsonaro lleve nuevamente a Brasil a ser un líder para todos los mercados emergentes.

Los spreads de riesgo de los bonos brasileños han ido gradualmente a la baja para Brasil y los precios de sus activos de riesgo en alza de la mano de una apreciación del tipo de cambio, que esperamos que continúe hasta la zona de BRLUSD 3.40/3.50 para fin de año. Se destacan reservas internacionales en su banco central de más de 380 mil millones de dólares, para envidia de Argentina que aún no tiene aprobada la extensión de su préstamo al FMI y que se quemó los 15 mil millones de dólares que le otorgó el organismo en junio pasado.

Las acciones del índice MSCI Brasil opera con un descuento relativo a su propia historia y al promedio de mercados emergentes.

 

Luego de obtener el 46% de los votos y faltando apenas 6 días para la segunda vuelta de las elecciones brasileñas, los últimos sondeos muestran una ventaja de Bolsonaro de hasta 18 puntos (Ibope) sobre el candidato de Lula en el ballotage (59% a 41%), aún después de que Ciro Gomes del Partido Laborista (12% en la primera vuelta) respaldara a Haddad. Alckmin (4,7% en la primera vuelta) apoya a Bolsonaro. Datafolha estima un resultado de 58% para Bolsonaro contra 42% de Haddad. El rechazo al Partido de los Trabajadores sería fundamental: el 47% de los encuestados nunca lo votaría, en un simulacro de lo que podría pasar el año que viene para la Argentina (Bolsonaro: 35%).

Y si gana Bolsonaro, ¿qué pasa? Son muchas las experiencias que pueden mencionarse de candidatos que arremeten con medidas extremas para sacar más votos. Si es presidente, Bolsonaro prometió sacar a Brasil de la ONU ya que “no sirve para nada esa institución”. También Trump prometió mucho y no fue el “cuco” que muchos tenían miedo de que fuera una vez asumido.

En el caso de que se dé el escenario base con Bolsonaro presidente, la posibilidad de atraer más inversión extranjera y flujos de capital para disminuir nuevamente el riesgo país habilitarían una baja del tipo de cambio que potenciaría la recuperación del crecimiento sobre la base del consumo endógeno en los próximos años, dejando de lado el rol del estado como protagonista y de las exportaciones en momentos en los que los precios de los Commodities se encuentran atravesando una fase bajista (a excepción del petróleo). En ese escenario el inversor debería concentrarse en acciones domésticas como bancos, telecomunicaciones y eléctricas, y menos en empresas exportadoras, aunque estas últimas son las que conforman gran parte del peso del índice Bovespa, que ya se encuentra prácticamente neutro en el año en dólares luego de sufrir una caída de hasta 22% y del 35% desde su máximo de comienzos de año.

(*) Socio Director de Research for Traders




Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *