Video: así mataron por la espalda a una de las víctimas del triple crimen de Junín – 20/07/2019


Se hicieron pasar por candidatos para una oferta de trabajo en un supermercado chino de Junín pero tenían un plan macabro: mataron a los dueños a cuchillazos y robaron $ 3.600.000. Ahora hace más de 100 días que están detenidos en la prisión del Aeropuerto de Dubai, luego de una investigación de película.

La pareja es de nacionalidad china. Ella se llama Lin Rong (32) y él Hai Zhou (24). Los acusan de haber asesinado a Weng Chan Xiu (30), apodado «Eric»; su pareja, Zhuang Zhenzhu (30), más conocida como «Lili»; y Chen Whanwe (43), a quien le decían «El Tío», en el supermercado chino ubicado en 25 de Mayo y Bernardo de Irigoyen, el 27 de marzo pasado.

Weng Chan Xiu (30), alias "Eric", víctima del triple crimen de Junín

Weng Chan Xiu (30), alias «Eric», víctima del triple crimen de Junín

Lili y Eric tenían tres hijos y habían llegado al país hace cinco años. Fueron directo a Junín, al supermercado que tenía su padre con «El Tío». Eran muy queridos por los vecinos ya que a pesar de las barreras culturales, conversaban, hacían chistes con los clientes y los ayudaban a llevar las bolsas hasta sus autos.

A un paso de no haber sido encontrados nunca más estuvieron los asesinos. Una investigación intensa le permitió a la fiscal de la UFI N° 1 de Junín, Vanina Lisazo, descubrir en menos de 24 horas que los autores del crimen habían escapado hacia Buenos Aires y subido a un avión con destino a los Emiratos Árabes. La Justicia trabajó contrarreloj para que Interpol lanzara el alerta roja antes de que el vuelo aterrizara.

Mirá también

En Dubai lograron dar con Lin y Hai cuando estaban a punto de combinar con el avión que los iba a llevar a China. Desde el 29 de marzo están presos allí mientras las autoridades argentinas intentan extraditarlos para juzgarlos por el triple crimen de «Eric», «Lili» y «El Tío».

Lin y Hai vinieron al país hace unos cuatro años. En realidad no se sabe bien cuándo llegaron porque entraron ilegalmente. Se cree que por la frontera norte con Bolivia. Ella no registraba ingresos por Migraciones, pero sí tres salidas. Él no había entrado ni salido nunca hasta el día que fugaron por Ezeiza. 

Zuang Zhehzhu (30), alias "Lili", víctima del triple crimen en Junín.

Zuang Zhehzhu (30), alias «Lili», víctima del triple crimen en Junín.

Quienes los conocían en la comunidad china dijeron que Lin trabajó un tiempo vendiendo juguetes en Once. También hay comentarios en los que los vinculan a faltantes de dinero en cajas de negocios por los que pasaron, pero que no fueron denunciados. En Junín habrían estado al menos una vez antes del triple crimen. 

La conexión con las víctimas llegó por un aviso de trabajo. Los dueños del súper «Sky» usaban la red social WeChat para comunicarse en grupos de la comunidad china. Allí, «Lili» y «Eric» publicaron que necesitaban a una pareja para trabajar en el negocio. El lunes 25 habían probado a dos candidatos, que finalmente no quedaron. El miércoles se presentaron Lin y Hai.

El triple crimen de tres ciudadanos chinos ocurrió en un supermercado ubicado en 25 de Mayo y Bernardo de Irigoyen, en Junín. Foto Diario Democracia

El triple crimen de tres ciudadanos chinos ocurrió en un supermercado ubicado en 25 de Mayo y Bernardo de Irigoyen, en Junín. Foto Diario Democracia

Los falsos aspirantes fueron hasta Junín en remís. Contrataron a un chofer con el que ya habían hecho otros viajes y le dijeron que al otro día los tenía que pasar a buscar para llevarlos de regreso a Buenos Aires. 

Lin y Hai llegaron a Junín alrededor de las 15. Trabajaron a prueba toda la tarde y se quedaron hasta después del cierre del negocio. A las 23 se puso en marcha el plan criminal. Todo quedó grabado en un disco rígido de back up que los asesinos no encontraron.

"El Tío" Chen Whanwe (43) fue la primera víctima del triple crimen de Junín. En la imagen, baila cumbia con un repositor.

«El Tío» Chen Whanwe (43) fue la primera víctima del triple crimen de Junín. En la imagen, baila cumbia con un repositor.

La primera víctima fue «El Tío», que estaba en el depósito de al lado del supermercado, donde la familia vivía. El hombre se encontraba lavando ropa, mientras Hai lo vigilaba desde el negocio. Se hacía el que miraba precios en las góndolas. Cuando «El Tío» salió con la palangana de ropa hacia el primer piso, Hai se adelantó y subió las escaleras primero. Un minuto y diez segundos después, el asesino bajó las escaleras escondiéndose el cuchillo ensangrentado en el pantalón

La segunda víctima fue Lili. Según lo que se interpreta de los videos del local, Hai agarró una campera, fue hasta el supermercado y le dijo a la dueña que quería lavarla. Lili fue hasta el depósito donde estaba el lavarropas, atrás la siguió Hai y la última en entrar fue Lin que cerró la puerta. A los dos minutos, la pareja de asesinos salió del depósito. Él volvió a esconder la cuchilla y ella le limpió la sangre de la cara.

Por último, los atacantes fueron por Eric, que se encontraba cerrando la caja. Lin comenzó a hablarle y él le pidió que acomodara algunos artículos. Hai se quedó escondido atrás. En las imágenes se ve que los asesinos buscan el momento para atacar pero no lo encuentran.

Eric, un segundo antes del ataque. Lin le pregunta sobre el vino que estaba tomando mientras Hai se acerca por atrás con un cuchillo.

Eric, un segundo antes del ataque. Lin le pregunta sobre el vino que estaba tomando mientras Hai se acerca por atrás con un cuchillo.

Como era habitual, mientras Eric contaba la plata tomaba vino de una botella. Lin aprovechó eso para sacarle tema sobre la botella. Con el cajero distraído, el varón de la pareja de asesinos atacó por atrás. Primero le clavó una puñalada en el cuello, después siguió en la zona del abdomen. Pero Eric comenzó a forcejear.

Herido y todo, la víctima logró sacarle el cuchillo al atacante y entonces Lin empezó a golpearlo con la botella. La pelea duró 4 minutos hasta que finalmente Eric se desvaneció por la gran cantidad de sangre que perdió. 

Lin y Hai en pleno ataque a Eric.

Lin y Hai en pleno ataque a Eric.

Fueron dos repositores los que el jueves, minutos antes de las 10, se encontraron con los cuerpos de Lili, Eric y El Tío. Primero les llamó la atención que el local se encontrara cerrado. Luego vieron la puerta abierta y entraron. Al descubrir la escena de horror llamaron a la Policía.

Entonces Lin y Hai ya estaban en Buenos Aires. Habían escapado cerca de la 1 cuando salieron del supermercado caminando con una valija. Habían robado la plata que las víctimas escondían en distintos lugares del negocio y el DVR de las cámaras. En una esquina le pidieron el teléfono de una remisería a un policía. 

Mirá también

Primero dijeron a la agencia que iban hasta la Terminal de Ómnibus. Cuando subieron al auto le preguntaron al chofer si los podía llevar hasta Buenos Aires. Le pagaron por adelantado. Para entonces, la pareja de asesinos ya había llamado a su remisero de confianza que estaba en viaje en Junín. A mitad de camino, se cambiaron de auto

Ya en Capital, pasaron por una farmacia a comprar vendas y gasas para curar las heridas que Hai recibió en la pelea con Eric. Luego fueron a un albergue transitorio de Belgrano. 

En la mañana del jueves, Lin y Hai se contactaron con una mujer para cambiar $ 3.000.000 a dólares. Luego, compraron pasajes en una agencia de viajes para ir ese mismo día a China. Consiguieron un vuelo de Fly Emirates con escala en Dubai. Lo pagaron con $ 200.000 en efectivo. 

Siempre en el mismo remís, fueron a comprar ropa a un local y después encararon para Ezeiza. Como habían entrado ilegalmente al país, salieron en calidad de expulsados.

Lin Rong (32) y Hai Zhou (24), en la foto que les tomó Migraciones al salir del país por Ezeiza.

Lin Rong (32) y Hai Zhou (24), en la foto que les tomó Migraciones al salir del país por Ezeiza.

Para cuando ya habían despegado, los investigadores judiciales y la Policía lograron reconstruir toda esa fuga en tiempo récord revisando las cámaras de seguridad de Junín, de Capital, de casas particulares y de peajes. También hubo aportes clave de testigos y tareas de inteligencia que permitieron conocer su identidad. 

Con el avión en pleno trayecto de San Pablo a Dubai, la fiscal Lisazo y la jueza de Garantías Marisa Muñoz Saggese se movieron rápido para que Interpol emitiera un alerta roja sobre los sospechosos. En el Aeropuerto de Dubai, y cuando estaban a punto de combinar con el vuelo que los iba a llevar a China, Lin y Hai fueron detenidos.

Desde ese momento están presos en los Emiratos Árabes. La Justicia argentina y la familia de las víctimas, representada por el abogado Germán Pérez, quieren que los acusados sean juzgados en el país. Sobre todo porque saben que si ya entraron ilegalmente en tres oportunidades, lo pueden volver a hacer.

El problema es que la Argentina no tiene un convenio de extradición con los Emiratos Árabes, por lo que ese país exige varias formalidades para concretar el trámite. Ya hubo que enviar un primer resumen de los delitos por los que se acusa a Lin y Hai traducido al árabe. Pero ahora la Justicia de ese país pidió pruebas. Los investigadores enviaron una copia de las imágenes, que hablan por sí solas. 



Source link

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *