Tres detenidos por asesinar a un playero que volvía de un boliche con dos amigas – 05/01/2019


A Matías Villavicencio (27) lo mataron para robarle el auto cuando estaba llevando a la casa a dos amigas después de ir a bailar en Año Nuevo. El crimen ocurrió en Las Flores y Norquín, en Gregorio de Laferrere (La Matanza), el martes a las 6.45. Cuando una de las chicas se bajaba del auto, cuatro ladrones sorprendieron a Matías, que quiso sacar un arma para defenderse y lo ejecutaron.

Por el crimen del joven, que trabajaba como encargado en una Shell de Villa Martelli, la Policía detuvo este sábado a tres sospechosos.

Matías Villavicencio fue asesinado cuando iba en su Volkswagen Vento por González Catán. Hay cuatro sospechosos identificados.

Matías Villavicencio fue asesinado cuando iba en su Volkswagen Vento por González Catán. Hay cuatro sospechosos identificados.

Uno de los presuntos asaltantes fue detenido en un allanamiento en una villa ubicada en el kilómetro 35 de la Ruta 3, en Virrey del Pino. El sospechoso fue identificado como Pablo Agustín Arrieta (19), alias “Cita”. A Arrieta lo señalan como el autor material del asesinato de Matías, que fue herido de dos balazos en la cara y en la espalda.

La Policía también detuvo a otros dos presuntos cómplices identificados como Brian Alejandro Román (19), apodado “Chapi”, y Maximiliano Ariel Fernández, conocido como “Pela”, quienes están señalados por haber participado del asesinato de Villavicencio junto con Arrieta, informaron voceros judiciales a Télam.

Los detenidos serán indagados este lunes por el fiscal Claudio Fornaro, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios del Departamento Judicial La Matanza.

El funcionario judicial caratuló la causa como “homicidio agravado criminis causa (matar para ocultar otro delito) en concurso real con robo agravado por el uso de arma de fuego”, delito que prevé la pena de prisión perpetua, añadieron las fuentes.

Voceros judiciales informaron que además en el allanamiento fueron secuestradas el arma homicida y el arma de fuego que le sustrajeron a la víctima, como así también chalecos de la Policía y escopetas, entre otros elementos de interés para la causa.

Algunas de las armas secuestradas a los sospechosos.

Algunas de las armas secuestradas a los sospechosos.

El operativo fue comandado por el jefe departamental de La Matanza, comisario mayor Claudio Cheverry, por el comisario Diego Ocampos y por el oficial principal Nahuel Curvello, del Gabinete Homicidios de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI).

El hecho ocurrió cerca de las 6.45 del martes en la esquina de Las Flores y Norquín de González Catán, donde Villavicencio regresaba de un boliche en Gregorio de Laferrere a bordo de su Volkswagen Vento para dejar en sus casas a dos hermanas que lo acompañaban.

Según los voceros, mientras estacionaba el auto para que una de ellas bajara se cruzó con cuatro hombres que se trasladaban a pie y que, a los pocos metros, dieron media vuelta y se dirigieron hacia ellos con fines de robo.

La marcha realizada por familiares y amigos de la víctima. (MARIO QUINTEROS)

La marcha realizada por familiares y amigos de la víctima. (MARIO QUINTEROS)

Al advertir la situación a través del espejo retrovisor, y aún acompañado por una de las hermanas, ya que la otra se acababa de bajar, Villavicencio extrajo una pistola calibre .40 que tenía encima para defenderse.

Según relató luego la joven que presenció el hecho desde abajo del auto, los asaltantes se acercaron mirándolos mucho a ellos y al auto, por lo que su hermana -que aún estaba en el asiento del acompañante- y la víctima, le dijeron que se subiera de nuevo al coche para irse, aunque los delincuentes “ya estaban muy cerca”.

“El abordaje de por sí fue violento, Matías intentó acelerar, ellos se acercaron a la ventana de él, que estaba con el vidrio bajo, y le pidieron el auto”, relató.

Además, recordó que todos los delincuentes estaban armados y que luego de exigirle el vehículo al joven y ver que estaba empuñando la pistola, lo balearon dos veces en el acto y lo hirieron en un pómulo y en la espalda.

De acuerdo con las declaraciones de las hermanas y otros testigos del barrio, los asesinos robaron el arma de la víctima luego de la ejecución y a unos metros de la escena, mientras se escapaban, se pusieron a bailar a modo de festejo en la calle, indicaron las fuentes.

Villavicencio, quien era padre de dos hijos de 6 y 4 años, fue trasladado de urgencia al Hospital Simplemente Evita, donde llegó muerto.



Source link

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *