Secundaria en alta mar: un buque escuela noruego busca sumar alumnos argentinos















El buque Sørlandet, amarrado en Puerto Madero Fuente: LA NACION – Crédito: Emiliano Lasalvia



Majestuoso, elegante y pulcro, el Sørlandet parece el escenario de una adaptación de
Moby Dick a cargo de Cris Morena: un barco repleto de adolescentes que, a lo largo de una temporada, deben balancear sus responsabilidades escolares con
la difícil vida en alta mar.





























Este buque noruego construido en 1927 que acaba de llegar a Puerto Madero es hogar de la A+ Academy, una


entidad educativa
que ofrece un programa académico entre los meses de agosto y julio. La currícula mezcla contenidos tradicionales (como matemática, biología, química e inglés) con las destrezas necesarias para navegar y mantener un barco. Al final del ciclo lectivo, se otorga un título que puede ser luego homologado.



Familiares de los estudiantes llegaron de todo el mundo para pasar dos días con ellos
Familiares de los estudiantes llegaron de todo el mundo para pasar dos días con ellos Fuente: LA NACION – Crédito: Emiliano Lasalvia












A bordo del Sørlandet viajan 62 estudiantes de entre 16 y 18 años. La gran mayoría duerme en hamacas desplegadas en un espacio común con una cortina que separa a los varones de las mujeres (que componen el 70% del alumnado). Aunque casi todos provienen de


Noruega
, también ha hospedado chicos de España, Estados Unidos Rusia e India, entre otros países. A ellos los acompañan 11 miembros de la tripulación, un médico, un decano y seis docentes.


















A bordo del Sørlandet viajan 62 estudiantes de entre 16 y 18 años
A bordo del Sørlandet viajan 62 estudiantes de entre 16 y 18 años Fuente: LA NACION – Crédito: Emiliano Lasalvia

La llegada de este buque a Buenos Aires, que recorre unos 20 puertos durante su travesía, tiene dos objetivos: reunir a los alumnos con sus padres (uno de tres encuentros que se realizan cada año) y convocar a jóvenes argentinos a postularse para el próximo ciclo lectivo (2019-2020).








El proceso no es sencillo: hay que completar una planilla online, enviar los boletines de calificaciones de los últimos tres años y dos cartas de recomendación de profesores, presentar un ensayo de 300 palabras de un tópico global a elección y realizar una entrevista (que puede ser presencial o remota). La cuota de aplicación cuesta US$170 (se puede pagar en tres cuotas) y la matrícula alcanza los US$60.000.











Fuente: LA NACION – Crédito: Emiliano Lasalvia

Matías Moreno, uno de los alumnos del Sørlandet, se enamoró del barco cuando visitó su Miami natal. “Estudiamos materias y tenemos que hacer rondas de vigilancia. Trabajo tanto que ya no extraño mi casa, aunque sí de vez en cuando la camita y la ducha”, señaló.








“Para mí lo más interesante era la posibilidad de trabajar y conocer lugares nuevos al mismo tiempo”, dijo la noruega Elise Halstensen.




Fuente: LA NACION – Crédito: Emiliano Lasalvia

Afuera, en tierra firme, esperaban los familiares de estos alumnos, que llegaron de distintas partes del mundo para pasar dos días con ellos. Solfrid Gjevik Festoy, en particular, no prevé un fin de semana agitado: “Le pregunté a mi hijo qué quería y me dijo una cama fija e Internet, así que no hemos hecho muchos planes”.


















Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *