Se afianza en Italia la alianza que evitaría volver a las urnas













Tras la caída del gobierno de Conte, el M5E y el Partido Democrático se unirían para concluir la Legislatura y eludir las elecciones anticipadas

ROMA.- El presidente de
Italia,
Sergio Mattarella, se volvió ayer el gran protagonista de la crisis política desencadenada por el líder de la Liga,
Matteo Salvini, que causó una estrepitosa caída del gobierno de coalición entre su fuerza xenófoba y ultraderechista y el antisistema
Movimiento Cinco Estrellas (M5E).

































Tal como indican la reglas constitucionales, Mattarella inició una ronda de consultas con las diversas fuerzas políticas para entender si hay posibilidades de construir un gobierno alternativo al que cayó, con los mismos diputados y senadores elegidos en marzo de 2018, o si, tal como reclamó Salvini, debe disolver el Parlamento y llamar a elecciones anticipadas.

Según los primeros sondeos realizados por Mattarella, que recibió en el Palacio del Quirinal -sede de la presidencia- a los titulares del Senado y de Diputados, el grupo parlamentario para las autonomías, el mixto y el partido Libres e Iguales (de izquierda), se va afianzando el partido del «no voto». Y crece la hipótesis de un gran acuerdo entre el M5E, el Partido Democrático (PD, de centroizquierda) y otras fuerzas. La mayoría de quienes estuvieron con el presidente, en efecto, se manifestaron en favor de un gobierno «de Legislatura», es decir que dure hasta 2022 y termine la Legislatura (de 5 años), comenzada en junio de 2018. Todo, con tal de evitar elecciones que muy probablemente ganaría Salvini, el hombre que precipitó a Italia al caos.

























«Pueden encontrarse las condiciones para un gobierno político, no breve, no de transición. Pensamos que la idea de un voto anticipado es peligrosa para el país. Si todos hacemos un esfuerzo, nosotros, el PD y el M5E, podemos lograrlo, no basándonos solo en los números, sino también en ideas claras, para establecer cuatro o cinco puntos para un gobierno de Legislatura», dijo Loredana de Petris, senadora de Libres e Iguales.

















Coincidió con ella la excanciller y excomisaria europea Emma Bonino, líder del partido +Europa. «Es claro que hace falta un gobierno creíble que haga, pero que también deshaga», indicó, al aludir a una ley para ella «inaceptable» como el denominado decreto de seguridad aprobado recientemente e impulsado por Salvini, que endureció aún más la política migratoria.

También el PD, que retomó protagonismo y pareció resurgir de sus cenizas con esta crisis, al cabo de una cumbre interna, dio su visto bueno a tratativas con el M5E para formar un gobierno de Legislatura, siempre y cuando respete cinco puntos claves. Entre ellos, una «pertenencia leal a la Unión Europea»; un «cambio en la gestión de los flujos migratorios, con pleno protagonismo de Europa», y un «giro de las recetas económicas y sociales, en clave redistributiva y que abra a un período de inversiones».

















«Estamos listos para darle a Mattarella nuestra plena disponibilidad para verificar si hay condiciones para un gobierno que marque un punto de inflexión y que le sea útil al país en un momento difícil de su vida democrática, económica y social», dijo Nicola Zingaretti, líder del PD. «No habrá ningún ‘arreglito’, sino que todo será a la luz del sol para construir un programa compartido por una amplia mayoría parlamentaria», advirtió. «Si no se dan estas condiciones, el país deberá ir a nuevas elecciones», agregó.









En un clima efervescente, Zingaretti hizo trascender que, más allá de las tratativas, no estaría de acuerdo con un «Conte-bis», es decir con un nuevo gobierno encabezado por el primer ministro saliente,
Giuseppe Conte. Por lo que apareció, como alternativa, el nombre de Roberto Fico, presidente de la Cámara baja.

Salvini, en tanto, que anteayer fue tratado de «irresponsable» por Conte, siguió clamando en las redes sociales por una vuelta a las urnas. Al darse cuenta de que se está formando una suerte de partido de «todos en contra del capitán», apareció debilitado. No obstante, también siguió acusando al PD y al M5E de estar maniobrando para conseguir un
inciucio, palabra traducible como una «transa» o «arreglito».









Hoy «subirán» al Quirinal para las consultas los partidos más importantes -el PD, el M5E, la Liga, Forza Italia, del expremier Silvio Berlusconi, y Hermanos de Italia-. Terminada esta fase, Mattarella, que quiere que la crisis se resuelva lo más rápido posible, podrá decidir darle a alguna personalidad el encargo de explorar si el tan mentado «gobierno de Legislatura» es realmente una posibilidad o una farsa.







ADEMÁS











Source link

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *