robos, autos caros y un descuido que marcó su final



Cinco hombres fueron detenidos este viernes, acusados de integrar una banda de “chicos bien” que cometió seis robos en casas de Vicente López, Martínez y Capital Federal.

Su caída estuvo marcada por un descuido: uno de ellos perdió un celular cuando intentó recuperar elementos de un auto que estaba secuestrado en el playón de una comisaría.

Fuentes policiales y judiciales informaron que entre los imputados hay un empleado administrativo de una dependencia del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

“Es una banda de chicos bien, que los fines de semana se dedicaban a entrar en casas en ausencia de sus moradores y los días de semana tenían trabajos normales. Algunos se movían en autos de alta gama legales”, dijo a Télam una fuente judicial.

Agentes de la Subdelegación Departamental de Investigaciones (Sub DDI) de Vicente López realizaron cinco allanamientos en los barrios porteños de Villa Devoto y Villa Urquiza, donde arrestaron a los imputados.

Usaban un auto que está a nombre de la novia del líder de la banda. La joven dijo luego que se lo habían robado, pero no le creyeron.

En los allanamientos se incautaron barretas, televisores, computadoras, alhajas, relojes y dinero en efectivo, entre otros elementos que se cree provienen de los al menos seis robos que se les atribuyen y fueron cometidos en Vicente López, Martínez y algunos en Capital Federal.

También se secuestraron una camioneta Dodge Journey, un Peugeot 208, un Volkswagen Gol y automóvil BMW blanco usados por la organización.

La investigación, encabezada por el fiscal de Vicente López Martín Gómez, se inició en diciembre pasado cuando una banda cometió un robo en la casa de un ciudadano francés.

La Policía los detectó e inició una persecución en la que los ladrones huyeron a los tiros en un auto BMW y dejaron abandonado un Fiat 500 cerca de la quinta presidencial de Olivos.

Ese auto quedó cerrado y sin llave y fue remolcado hasta la comisaría 5° de Vicente López, donde quedó secuestrado en el depósito de la seccional para las pericias.

Como los delincuentes sabían que dentro del vehículo había elementos que los comprometían y con los que podían llegar a ser identificados, al día siguiente intentaron recuperarlos saltando el portón del garaje de la comisaría y entrando al playón, pero los movimientos fueron detectados por agentes de la seccional.

En la huída de la comisaría, a uno de los ahora imputados se le cayó un teléfono celular, documentación que había sacado del auto y las llaves del Fiat 500 que hasta ese momento la policía no tenía.

En el baúl del auto los investigadores encontraron elementos robados de la casa de un ex concejal, durante un asalto cometido antes que el de la casa del ciudadano francés.

El fiscal Gómez ordenó desbloquear el celular perdido por la banda y, gracias a la información recuperada en ese teléfono, pudo individualizar a los sospechosos.

El Fiat 500 pertenecía a la novia del presunto jefe de la banda y, de acuerdo a las fuentes consultadas, esta joven se presentó en la comisaría para denunciar que al auto se lo habían robado cuando estaba estacionado en la calle y que en el mismo hecho había perdido un celular.

La joven quedó ahora imputada por “falsa denuncia”, un delito excarcelable, por lo que no quedó detenida.

Fuente: Télam



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *