Río Negro: un diputado tiene prohibido manejar y quiso sacar la licencia de modo ilegal – 10/09/2018


El diputado provincial Ricardo Arroyo, que en agosto formó el monobloque CFK Argentina en la Legislatura de Río Negro y que el mismo mes se negó a un control de Alcoholemia en Bariloche, ahora intentó sacar nuevamente su licencia en su pueblo natal Lamarque. Una acción ilegal puesto que su carnet de conductor se encuentra retenido al tiempo que tiene prohibido manejar en el territorio nacional.

Aprovechando su condición de legislador y de oriundo de Lamarque (Valle Medio de Río Negro), Arroyo hizo el trámite para sacar su licencia en el municipio local. Un proceso que le fue denegado. Su actual licencia terminó retenida por la Dirección de Tránsito del Municipio de Bariloche el pasado 12 de agosto cuando en un control policial se negó rotundamente a realizar a un test para medir la graduación de alcohol que llevaba en la sangre. Arroyo reconoció después haber tomado dos whiskys, pero aun así aquel día rechazó el examen alegando inocencia. Los efectivos procedieron de acuerdo al protocolo de tránsito a retirarle el carnet y el vehículo, una camioneta Volkswagen Amarok. El legislador discutió durante una hora con los agentes hasta que logró que su mujer se pusiera al volante. Su licencia quedó en manos del municipio barilochense.

Ahora, Arroyo trató de saltarse la ley al tramitar una nueva licencia, como si nada hubiera ocurrido, en su propio pueblo. “Lamentablemente creo que perdió una oportunidad histórica, cuando estuvo en el Concejo, teniendo en cuenta la postura que tiene como legislador, conociendo la ley como la conoce, en la Legislatura de la provincia se votó la ley cero de alcohol, hubiera sido espectacular reconocer que se equivocó, que pagó la multa, es importante por la investidura que él tiene haber trasmitido eso a la sociedad, que la ley la cumplimos todos, no debe haber tenido en cuenta algún concepto básico de lo que es la política”, dijo a Radio Seis Carlos Catini, Director de Tránsito. Cantini subrayó que Arroyo está debidamente informado de que no puede manejar. Sobre su persona también pesa una multa de 79 mil pesos que todavía adeuda. Desde el municipio se la han reclamado sin suerte.

Al día siguiente de haber sido detenido en la avenida Bustillo de Bariloche, el diputado provincial acudió al Concejo Deliberante de la ciudad y mantuvo una acalorada discusión con los ediles. Aseguró que habían sido violadas sus libertades constitucionales. “Que haya cometido una infracción no quiere decir que sea Robledo Puch”, les retrucó. Algunos de los concejales le exigieron que renuncie. Estuvieron a punto de sacar una moción pero un legislador del FpV, Ramón Chiocconi, se negó. En este encuentro también le recordaron que su conducta era indefendible aludiendo que maneja bajo los efectos del alcohol.

Pero Arroyo no se rindió. La semana pasada, el legislador envió una carta documento al intendente de la ciudad exigiendo que se le devuelva su licencia de conducir en un plazo “perentorio e improrrogable” de 48 horas.

“(A) consecuencia de los hechos que son de público conocimiento a causa del accionar arbitrario del personal a su cargo, reteniendo ilegalmente a mi persona, mi vehículo, secuestrando documentación y haciéndola pública a través de las redes sociales en un violento atropello hacia quien suscribe, es que hago reserva de accionar penalmente”, señala Arroyo en su descargo.

En otra defensa de su posición, el diputado había asegurado durante la última sesión de la Legislatura en Viedma del 22 de agosto, que se sometería a una rinoscopía para que sus pares conocieran el estado de sus “riñones”. Exaltado desafió al resto a que hicieran lo mismo. “De todas formas le adelanto a la Cámara que me voy a hacer un estudio de rinoscopía para que sepan los legisladores, esto, para que sepan los resultados de cómo están mis riñones”, indicó en su fallida intervención.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *