Recordando a Kate Spade, la ocurrente señora de los accesorios














Kate Spade Fuente: Archivo – Crédito: Bebeto Matthews / AP




Mi primera cartera de Kate Spade era falsa. La compré en Canal Street durante mi primera visita a New York City, un fin de semana de madre e hija como regalo de los 16 años. En mi entusiasmo planeé el fin de semana hasta el último minuto, usando guías de viaje que saqué de la biblioteca local, pero la mayor parte del viaje ahora es un borrón y una confusión cardinal pre-Google Mapas: un viaje en taxi por calles desparejas en busca de comida etíope, una breve vista del Centro de Comercial Mundial y un cuarto de hotel diminuto cerca de Times Square con vista a una toma de aire.





Pero recuerdo la cartera. Era una falsificación bien hecha. Con la forma propia de Kate Spade. En vez de nylon negro, el exterior estaba hecho de suave tweed gris y blanco, con tiras de cuero falso. Caminando por los corredores de mi escuela secundaria en el suburbio de Chicago con esa cartera, me sentía tanto menos invisible como dolorosamente normal. Era algo mágico.


En los casi 20 años que han pasado, lentamente se fue desvaneciendo la primacía de la marca Kate Spade, a la vez que los colores de sus diseños se volvieron más brillantes, más chetos, más fantasiosos y más enjoyados. Por el camino, la diseñadora y fundadora Kate Spade pasó a otra cosa, vendiendo la participación minoritaria que tenían con su marido, Andy Spade, en 2006, por aproximadamente US$ 60 millones. Entonces dejó la escena de la moda por casi una década, para criar a su hija, Bea, antes de volver en 2016 con una línea de zapatos y carteras bautizada Frances Valentine en honor de sus dos abuelos.






Uno de los modelos más clásicos de sus carteras
Uno de los modelos más clásicos de sus carteras



Ese nuevo capítulo llegó a su fin esta mañana, cuando
Spade fue encontrada muerta a los 55 años en su departamento de Park Avenue. Se había colgado en su dormitorio y fue descubierta por su ama de casa, según la policía.

“Estamos devastados por la tragedia de hoy” dijo la familia Spade en una declaración. “Amábamos a Kate profundamente y la extrañaremos terriblemente”.




El surgimiento de la marca

Nacida Kate Brosnahan, Spade se crió en Kansas City, siendo la quinta de seis hijos de una familia católica irlandesa. Estudió en la universidad estadual de Arizona, donde conoció a Andy. Luego de graduarse se mudó a New York y entró a trabajar en la revista Mademoiselle como asistente editorial. Para los 28 años ya era editora de moda centrada en accesorios, un puesto aparentemente atractivo.



Pero la frustración con el trabajo en la revista llevó a Andy a sugerir que lanzara su propia línea de accesorios. No tenía experiencia como diseñadora, pero tenía estilo y un fuerte instinto respecto de los deseos de las mujeres. Durante dos años usó el salario de Andy para hacer muestras de carteras, vendiendo versiones de tela brillantes a Barneys y atrayendo una cobertura positiva de Vogue. En 1996 Spade ganó un premio CFDA por sus diseños y sus ventas se fueron por las nubes. Tres años más tarde estaban vendiendo carteras en tiendas de departamento de primer nivel en todo el país.

Puede ser difícil de imaginar hoy, cuando hay carteras de todo tamaño, forma y color disponibles para comprar en Instagram, pero a comienzos de la década de 1990 las carteras estaban predominantemente hechas de cuero negro o marrón con formas tradicionales. Spade introdujo color, materiales sofisticados y la idea de que la cartera sería un reflejo de la personalidad o el estado de ánimo de la mujer. No pudo haber elegido mejor momento. Para fines de los noventa, Carrie Bradshaw de Sex in the City había popularizado aún más la idea de accesorios como cosas significantes que se robaban la escena.



En las pasarelas pronto hubo una explosión de “carteras que hay que tener” llamativas y coloridas. Spade evitó sumarse a la moda, y en cambio se concentró en estilos clásicos con un giro caprichoso. Mientras otras marcas estadounidenses como Ralph Lauren veían las aspiraciones de las americanas como una empresa dinástica, Spade invitaba a las mujeres individuales a que fueran damas cada una a su manera. Con el paso del tiempo agregó zapatos, ropa, productos para el hogar y aún más a su cartera (durante años fui leal a sus papeles y sobres para carta “snail mail”).




Los modelos de la temporada 2018
Los modelos de la temporada 2018

Otros diseñadores, incluyendo Tony Burch, pronto adoptaron su fórmula cheta-chic. Al mismo tiempo, la moda comenzó a virar de regreso a lo básico, con marcas como Everlane y Cuyana cortejando a las clientas interesadas en versiones simples y versátiles de lo fundamental del vestuario. La marca de Spade, que ella había dejado en 2006, comenzó a verse anticuada junto a sus rivales nuevas, nacidas de Internet. Para 2015 la marca se vio obligada a cerrar todas sus tiendas Jack Spade y las de más bajo precio bautizadas Kate Spade Saturday. En mayo pasado la firma Coach compró toda la organización Kate Spade por US$ 2400 millones.




La portada de la home de los productos Kate Spade con un mensaje para los familiares de la empresaria
La portada de la home de los productos Kate Spade con un mensaje para los familiares de la empresaria

En medio de las subidas y bajadas, la misma Kate siempre se vio elegante y retro-divertida por partes iguales, con su estilo de los sesenta y sus joyas de tamaño exagerado. En las fotos a menudo aparece como la perfecta anfitriona, cálida pero profesional. Por eso vuelvo una y otra vez a la foto que su nueva marca Frances Valentine puso en su página de Instagram el último día de la madre, donde se ve a Spade con su hija. Aquí no es anfitriona, sino madre amante, con el pelo enredado y la guardia baja. Sin duda se la va a extrañar.



Por Ainsley Harris – Fast Company



Traducción: Gabriel Zadunaisky














temas en esta nota


¿Te gustó esta nota?






Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *