«Que se muera adentro de la cárcel», pidió la hermana de Marcos Schenone sobre Horacio Conzi – 15/05/2019


Fue de casualidad. Un conocido le avisó que Horacio Conzi (59), el asesino de su hermano que fue condenado en 2005, había salido de la cárcel 8 años antes de cumplir la pena y que hasta había posteado fotos de su nueva vida en libertad en Facebook. Y a María Eugenia Schenone, la hermana de Marcos, de pronto el concepto que tenía sobre la Justicia se le resquebrajó.

“La verdad, es que la Justicia fue ejemplar cuando lo condenó. Ahora, siento que están en falta. No se nos informó, nos enteramos de casualidad y eso nos llama la atención. Estamos pasando un momento complicado, de incertidumbre y de no saber cómo sigue esto”, le dijo a Clarín María Eugenia, quien ya se puso en contacto con la fiscal del juicio Gabriela Baigún y que este jueves tiene una cita en la Fiscalía General de San Isidro con el fiscal John Broyad.

Marcos Schenone.

Marcos Schenone.

Conzi mató a Marcos Schenone (23) el 16 de enero de 2003. Después de echarlo de su restaurante porque lo vio junto a a mujer que el empresario quería conquistar, persiguió el remís en el que se iba el joven y sus tres amigos. Cuando lo tuvo a tiro, le disparó: Marcos recibió tres balazos por la espalda y murió. Sólo uno de los cinco ocupantes del remís resultó ileso.

Tras estar prófugo 57 días, Conzi fue detenido en marzo de 2003: llevaba una peluca y un DNI falso. En 2005, lo condenaron a 24 y 9 meses de prisión y allí estuvo hasta el 14 de marzo pasado, cuando un fallo de la jueza de Ejecución Penal N° 2 de San Isidro, Victoria Laura Elías García Maañón, le otorgó el polémico beneficio: prisión domiciliaria con tobillera electrónica.

Mirá también

Las razones que esgrimió la Justicia para liberar a Conzi es que la afección de salud que padece no puede ser controlada en el ámbito del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB). Tras 16 años preso y cuando le restaban 8 años y 7 meses para cumplir la pena, el asesino se instaló en su casa, desde donde posteó en Facebook fotos y frases sobre su libertad.

Qué lindo estar en casa, vida nueva, empresa nueva, saludable 1000%, estoy intacto a pesar de todo gracias a mi filosofía de vida no me he contaminado, todo lo contrario y además salvé muchas vidas más de 20 diabéticos y 11 cancerígenos”, escribió en esa red social donde pondera los beneficios de ser vegano.

“En su Facebook lo último que dice es que tiene problemas de salud”, ironizó María Eugenia cuando resaltó eso del “saludable 1000%. Y no se quedó ahí.

Horacio Conzi 13 años después. La primera foto es del juicio de 2005. La segunda la posteó en su Facebook.

Horacio Conzi 13 años después. La primera foto es del juicio de 2005. La segunda la posteó en su Facebook.

“Desde 2015 está intentando alguna manganeta para salir. Ha dicho que con su nueva forma de alimentación ha curado gente con cáncer: hubiera curado a mi mamá, que murió de un cáncer de ovarios, y tuvo que someterse a 25 sesiones de quimioterapia. Cada vez que tenía que ir al médico, la sacábamos de casa y la llevábamos. Si él tiene que hacerse controles, que lo saquen de la cárcel y después lo vuelvan a llevar”, se quejó María Eugenia.

Su madre falleció en octubre de 2018. Eugenio, su padre, había muerto en 2010.

“Es un asesino y, como tal, tiene que estar preso. Que se muera adentro de la cárcel, que es donde le corresponde estar. Siempre se pensó inimputable, tanto como él como el hermano, y son dos basuras. A mí no me deja tranquila que esté con tobillera, porque la ata a una mesa y sale”, subrayó la mujer, a quien le duele la liberación de Conzi pero también que nadie les haya avisado.

“Es un asesino y, además, estuvo prófugo de la Ley. Por más que sea un preso ejemplar, tiene que estar en la cárcel. Necesito una contestación lógica a todo esto”, cerró. Aunque un nuevo capítulo de la batalla judicial de la familia Schenone por lograr Justicia parece haber comenzado.

Por qué lo liberaron

Por lo pronto, Conzi ya disfruta de la domiciliaria. En diálogo con Clarín, la jueza de Ejecución Penal N° 2 de San Isidro, quien le otorgó ese beneficio, contó que el empresario sufre problemas de salud que «no pueden ser tratados» en el ámbito penitenciario y que el Código Penal (artículo 10, inciso A) avala su postura.

La jueza García Maañón le había negado este beneficio a Conzi el año pasado. Pero la Cámara de Casación revocó su fallo y le pidió que fuera más exhaustiva en las pericias médicas al condenado.

2004, cuando Conzi comenzó a ser juzgado por el crimen de Schenone.

2004, cuando Conzi comenzó a ser juzgado por el crimen de Schenone.

El nuevo informe pericial indicó que “Conzi padece de una arritmia cardíaca, específicamente una fibrilación auricular de moderada/alta respuesta ventricular, que presenta a nivel cardíaco leve dilatación del ventrículo derecho y severa dilación de ambas aurículas”.

También aconsejó ese informe médico pericial que “el ámbito carcelario no resultaría ser el más propicio” para la afección de Conzi porque “dificultaría tratar adecuadamente” su patología, ya que necesita controles de “alta calidad”. Así figura en el fallo que lo liberó el 13 de marzo pasado y al que accedió Clarín.

Mirá también

“El tratamiento indicado para esta afección es mediante anti coagulantes, pero no de aspirinas, sino de una medicación que deber ser controlada constantemente y eso no puede hacerse dentro de la cárcel”, subrayó la jueza García Maañón.

Conzi está preso en su domicilio, monitoreado por una tobillera electrónica y sólo puede salir a hacerse controles médicos que debe avisar con anterioridad para lograr la autorización. “Hasta ahora nunca lo ha hecho”, aseguró la jueza García Maañón.

Marcos Schenone.

Marcos Schenone.

Además, en el fallo que le concedió la domiciliaria, consta que cada 15 días será visitado de sorpresa por el Patronato de los Liberados, el órgano encargado de controlar el cumplimiento de las medidas dispuestas por la jueza.

Así, tras pasar 16 años preso en el penal de Campana y San Martín, el 14 de marzo Conzi dejó la Unidad N° 48 para mudarse a su casa a cumplir los 8 años y siete meses que le quedan de pena.

EMJ



Source link

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *