Moulin Rouge, el cabaret más famoso del mundo cumplió 130 años






















































El cabaret francés notable por sus bailarinas de Cancán y sus disfraces de plumas de avestruz, cumplió esta semana 130 años desde que abrió sus puertas al público.

Dos actuaciones cada noche, 60 artistas de 14 países diferentes actúan y bailan en el espectáculo «Feerie».

















Pero detrás del escenario, sin ser visto por los 600.000 espectadores, cada año y se abren camino a través de casi un cuarto de millón de botellas de champán, hay un tipo diferente de coreografía; la maquinaria sofisticada de los cambios de vestuario y el escenario necesario para hacer que el espectáculo suceda.






Atardece en París y el Moulin Rouge se prepara para la función Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer





La entrenadora y bailarina Audrey entrena a Isabelle durante un ensayo Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer











La bailarina Courtney en su camerino Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer





Bailarines asisten al ensayo anual con el coreógrafo Bill Goodson Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer











La bailarina Megan cambia de vestuario mientras se presenta en «Feerie» Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer





Las bailarinas se apresuran en el backstage Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer











La bailarina Lauren cambia de vestuario Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer





Olga Khokhlova, una bailarina del ex-soviético Kazajstán, realiza su baile de Cancán Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer





Los zapatos de Cancán esperan para salir a escena Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer





Dibujos de trajes para la «Feerie» Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer





Los camareros preparan las mesas antes del primer espectáculo de la noche de la «Feerie» Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer





Un empleado empuja un carrito con botellas de champán en la bodega del teatro Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer





Las bailarinas se preparan para el set «Rojo» de «Feerie» Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer





«Feerie» el espectáculo a pleno Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer





La bailarina Claudine Van Den Bergh, de 27 años, se maquilla Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer





Los bailarines Claudiu, Harry, Reece, Samantha y Claudine se ven en el backstage. Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer





El taller de trajes Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer





La zapatera Marion Leclout trabaja en las botas para el Moulin Rouge en el taller de Clairvoy Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer





Jessica, Shauna y Lauren asisten a un ensayo Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer





Axelle se estira mientras se calienta antes de realizar el Cancán francés en el «Feerie» Fuente: Reuters – Crédito: Philippe Wojazer

«Todo el equipo, incluidos bailarines, ayudantes y técnicos, debe ser muy organizado», dijo Claudine Van Den Bergh, una bailarina irlandesa de 27 años que bailó en el Moulin Rouge durante siete años y fue directora durante tres años.

Cada espectáculo requiere 1000 conjuntos, todos elaborados en los talleres que suministraron al Moulin Rouge durante décadas. Cada bailarín tiene que hacer entre 10 y 15 cambios de vestuario por espectáculo, con aproximadamente 90 segundos para completar cada uno antes de que tengan que volver al escenario.

Cada bailarín se dirige al disfraz que requiere. Mientras cambian, los técnicos cambian el escenario a tiempo para el próximo número.

Los bailarines cambian en un instante. Luego, el grupo vuelve corriendo al escenario. Sin una pausa, los asistentes de vestuario detrás del escenario guardan los atuendos que se quitaron los bailarines, luego colocan un nuevo conjunto de atuendos para que estén listos para el próximo cambio de vestuario y el siguiente número.

«En el momento en que me apresuro al backstage, sé exactamente a dónde ir, qué hacer, dónde está mi próximo disfraz para la siguiente parte», dijo Claudine Van Den Bergh, una de las directoras.

Las actuaciones en el Moulin Rouge siguen siendo fieles a las tradiciones establecidas en la fundación del cabaret el 6 de octubre de 1889, cuando las mujeres que se ganaban la vida lavando ropa de día se transformaron en bailarinas por la noche.

Uno de ellos, La Goulue ( el glotón), flanqueado por su compañero Valentin-le-desosse (Valentin el deshuesado), se encontraba entre los bailarines pintados por Henri de Toulouse-Lautrec en carteles publicitarios de Moulin Rouge a fines del siglo XIX.

Los espectáculos presentaban bailarines con nombres escénicos como Nini Pattes en l’air (Nini Piernas al aire), Rayon d’or (Rayo Dorado) y La Sauterelle (El Saltamontes). Hoy en día, Olga, Jasmine, Claudine o Esmeralda brillan en el escenario.

Los críticos dicen que algunos aspectos de la actuación, especialmente el hecho de que muchas de las bailarinas están en topless o usan disfraces transparentes, es una objetivación sexista que está fuera de sintonía con los tiempos modernos.

Para conmemorar el 125 aniversario del Moulin Rouge, en 2014, dos activistas del grupo feminista Femen se subieron al techo del teatro y gritaron que los cuerpos de las mujeres no deberían estar a la venta.

Pero para Olga Khokhlova, una bailarina de la exKazajstán soviética que realiza un solo de Cancán y estuvo en el Moulin Rouge durante 12 años, el espíritu del cabaret es atemporal.


Fotografías de Philippe Wojazer


Texto de Reuters


Edición fotográfica de Dante Cosenza















Source link

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *