Messi ya no tiene tiempo para alegrías en Barcelona, deberá buscarlas en la Copa América



















El gesto de Messi, elocuente.



Hay derrotas que de tan duras y difíciles de asumir no se curan con una revancha deportiva inmediata. Requieren de otra terapia, de tiempo libre para despejar cabezas y aclarar ideas. Para pegar un carpetazo y empezar de vuelta.

Lionel Messi

, en la conferencia de prensa previa a la final por la

Copa del Rey

que

Barcelona

perdió 2-1 este sábado contra

Valencia

, dejó ver más las heridas que le dejó el 0-4 con Liverpool que la ilusión que le despertaba terminar la temporada con un doblete, tras la conquista de la Liga.





























Barcelona fue un equipo embotado, todavía aturdido, sensaciones de las que también le costó escaparse a Messi, que sin el lesionado Luis Suárez -se operó para llegar a tiempo a la Copa América- jugó de falso N° 9. La melancolía del Barça y de Leo se topó con un Valencia que venía con una dinámica opuesta, en una temporada que fue de menor a mayor, con la satisfacción de haberse clasificado para la Champions y la motivación de obtener un título después de 11 años en un 2019 en el que festeja su centenario. Si el fútbol es, por sobre todas las cosas, un estado de ánimo, no había que ser muy despierto para notar quién creía firmemente en sus fuerzas y quién corría el riesgo de tumbarse ante la primera brisa en contra.

En poco más de media hora, Barcelona perdía 2-0. El conjunto de Ernesto Valverde tenía una posesión inocua y Valencia lanzaba contraataques como puñales por las bandas para resolver frente al arco, la primera vez con un enganche y remate del francés Gameiro y la segunda con un cabezazo del brasileño Rodrigo.

























Ezequiel Garay sosotiene la Copa del Rey: el argentino, campeón con Valencia.
Ezequiel Garay sosotiene la Copa del Rey: el argentino, campeón con Valencia. Fuente: Reuters












Se acabó la temporada en Barcelona para Messi, que en las próximas horas se sumará a la preparación del seleccionado argentino para la Copa América de Brasil, en la que la Argentina debutará el sábado 15 de junio ante Colombia. Un 2018/19 en el que el rosarino hizo 51 goles (con 36 en la Liga obtendrá por sexta vez el Botín de Oro europeo) y dio 19 asistencias en 51 partidos. La efectividad no la resignó ni en la derrota; marcó el descuento al tomar un rechace del arquero Domenech a un cabezazo de Lenglet. Antes, un poste había devuelto un exquisito toque cruzado de zurda. El arquero le contuvo otros dos remates de media distancia, un cabezazo se le fue afuera y un tiro libre, una de sus especialidades en este curso, se desvió en la barrera para ir al córner.
















Barcelona reaccionó en el segundo tiempo, tuvo la rebeldía que le faltó en la

Champions League

, pudo empatar, pero también se expuso a una caída más amplía por los goles que desperdició Valencia en varias réplicas. La negatividad que dejó la goleada en Liverpool proyectó su larga sombra.








Fue una producción individual de alto nivel a lo largo de 10 meses, oscurecida por la debacle en Anfield Road y la impotencia por hacer de la Copa del Rey un paliativo, un mínimo consuelo. Ni eso, el cierre de la temporada dejó lejos las expectativas del triplete que habían crecido en 2019.




La derrota de Barcelona se advierte en el gesto de Messi.
La derrota de Barcelona se advierte en el gesto de Messi. Fuente: Reuters







Lionel Scaloni

recibirá a un Messi que necesitará recargar las pilas, sacudirse la pesadumbre reciente de perder una semifinal y una final. En el Benito Villamarín de Sevilla, tras el pitazo final se quedó parado, con los brazos en jarra y la mirada extraviada. Fueron unos segundos antes de meterse en el vestuario. En Barcelona le pasó lo que es más frecuente en el seleccionado, como reconoció el viernes: «También tuve decepciones con la selección y lo sigo intentando para conseguir algo». Será su cuarta Copa América, en la que perdió tres finales, una ante Brasil y dos frente a Chile, más el anuncio de un retiro que quedó en un amago. Más allá de ese lastre, lo seguirá intentando, como él dice. Lo hará con compañeros de la vieja guardia, como Agüero y Di María, algún otro que demora su consolidación, como Dybala, y una renovación que promete sacarle limpia la pelota desde atrás, como Lo Celso y Paredes.

La temporada no acabó del todo bien para Messi en Barcelona. Necesita cambiar el chip. Quién sabe, quizá el destino, ya cerca de los 32 años, le tiene reservada la sorpresa de que la selección le dé por primera vez la alegría que esta vez le faltó en Barcelona.





























Source link

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *