Management 2020: educación, una tarea pendiente que desafía a la Argentina












Convocados por LA NACION, referentes de empresas, del sistema educativo y del mundo artístico compartieron su visión sobre la necesidad de mejorar las formas de aprendizaje Fuente: LA NACION – Crédito: Fabián Malavolta



En medio de una coyuntura alocada, con foco en el dólar y con funcionarios del Gobierno reunidos con representantes del


Fondo Monetario Internacional
(FMI) para negociar una ayuda, el presente se detuvo para pensar en el futuro. La quinta jornada del ciclo Management 2020, realizada el martes 8 de este mes, estuvo centrada en el tema de la educación. El encuentro fue moderado por José Del Rio, secretario general de Redacción de LA NACION.





“Se habla poco de educación, mucho menos que de la deuda externa y de las Lebac”, afirmó Roberto Souviron, creador de Despegar.com. “Hay una demanda silenciosa por buena educación. Los padres pueden mandar a sus hijos a una escuela pública gratis, pero hay exceso de demanda por una paga”, agregó quien fundó la compañía de venta
online de servicios para viajes en 1998. Hoy, Despegar está presente en 21 países, cotiza en la Bolsa de Nueva York y emplea a 2800 personas. También preside el Observatorio Argentinos por la Educación, una fundación apartidaria, sin fines de lucro, que busca generar información rigurosa sobre el sistema educativo y, a partir de esos datos, contribuir a las mejoras.

En 2006 cofundó una escuela primaria y secundaria sin fines de lucro en el barrio Las Tunas del partido bonaerense de Tigre, a la cual hoy asisten casi 500 alumnos de bajos recursos. Su objetivo fue demostrar que con los mismos recursos que destina el Estado a cada alumno de gestión estatal, se pueden lograr mayores resultados de aprendizaje. En 2018 creó la escuela Amundsen, como puntapié inicial para crear una red de escuelas de alta calidad y bajo costo basada en las ventajas que pueden generar el uso de la tecnología y la economía de escala. Explicó que en su industria los cambios se hacen de manera calculada y con la posibilidad de medir las consecuencias. “En Despegar, cuando tenemos la idea de hacer una página nueva no cambiamos directamente. Hacemos un testeo, vemos si trae mejores resultados o no. En educación eso no existe: un ministro tiene una idea, se implementa y no se sabe si fue buena. Es todo muy ‘me parece’ y poco científico”, comentó el emprendedor. Agregó que hace falta una plataforma para probar ideas, “una infraestructura que permita experimentar y medir rigurosamente. Hay que cambiar la mentalidad de los directivos para poder llegar a cada alumno de manera más personalizada”.



La educación tiene la función de equiparar la igualdad de oportunidades, pero la brecha entre las escuelas del Estado y las privadas es muy grande. “Encontramos una gran disparidad de conocimiento en los exámenes de ingreso para nuestra escuela técnica entre quienes fueron a una privada y quienes fueron a una pública. Uno de los grandes desafíos es lograr una igualdad de oportunidades para los sectores de altos y bajos recursos. La Argentina lo logró hasta los años 70 y 80, y desde entonces se generó una brecha muy importante”, comentó Enrique Alemañy, presidente de Ford Grupo Sur (Argentina, Chile, Perú, Uruguay y Paraguay).





Alemañy, graduado en Ciencias Económicas por la Universidad de Buenos Aires, ingresó a la empresa en 1981 en el área de finanzas. “Comparto que hay que modernizarlo, pero más importante es equiparar a quienes no tienen posibilidades. Si el cambio va a las elites no hay transformación. En las últimas pruebas de la escuela de Ford vimos un 95% de los resultados ‘avanzados’ [es decir, de un nivel alto], comparado con el promedio de la Argentina, que fue solo del 30%”, insistió Alemañy.

Dentro del grupo de empresarios que apuestan por incentivar, promover y mejorar la educación de primera mano se encuentra también el Grupo Techint. Javier Martínez Álvarez, presidente de Tenaris Cono Sur, es también parte del Comité Ejecutivo de la Escuela Técnica Roberto Rocca en la ciudad bonaerense de Campana, fundada hace seis años. “Es referente en educación técnica e integración social, porque los chicos están becados entre el 50% y el 100% por la empresa. El año que viene más de 400 alumnos se gradúan de la primera camada de la escuela técnica”, explicó.



“Si empezamos a cambiar “educación” por “aprendizaje”, “alumno” por “artista”, en el sentido de que un artista es artífice de su propia vida, y si empezamos a respetar a los niños desde la panza hasta la adolescencia y la juventud, entonces vamos a crear una comunidad artista infernal, mucho menos violenta. Es un pensamiento propio, pero hace 30 años que trabajo con chicos y nunca tuve problemas de interpretación de textos. Algunos casi no sabían leer y tenían textos de 50 páginas que tenían que actuar por día, les contábamos cómo era el personaje y lo generaban, lo intuían y lo trabajaban muy bien”, describió Martínez Álvarez.



La voz de la experiencia en primera persona fue la de Cris Morena, la creadora y productora de formatos que son sucesos internacionales como
Aliados, Casi Ángeles, Jake and Blake, Floricienta y
Rebelde Way, Rincón de Luz, Verano del ’98, Chiquititas y
Jugate conmigo.

“Lo que se hizo en la revolución industrial no era educar -dijo la productora-, sino tratar de contener a un grupo de seres que eran brutos y llevarlos a una cosa muy correcta, que eran las fábricas, y ese formato tenían las cárceles, las escuelas y las hospitales. No pretendían educar a la clase alta: a la clase alta los educaban otros. ‘El maestro ignorante’ es la idea de que el maestro es el que más sabe, y se queda al lado de la persona que está investigando, para acompañarlo y motivarlos en lo que le interese”.



Morena comentó que, al mismo tiempo, los chicos de las series que iban al colegio “lo detestaban, como todos la detestan”. Argumentó que no es un problema de los docentes, ni de los sindicatos, ni nacional: “Es grave y está generando un retroceso y una violencia en todo el mundo”, concluyó.

Por el lado del Estado, participó del encuentro María Cortelezzi, quien es directora ejecutiva de Educar 2050. “Argentina es uno de los países más inequitativos de la región. No solo en niveles de ingreso, sino por las distintas provincias y jurisdicciones: el lugar donde uno nace determina muchísimo cuánto se va a aprender”. Aclaró que, sin embargo, la educación es un derecho universal.

“Cada vez se demanda más de los docentes, pero la escuela no está sola. Es parte de un sistema en el que estamos todos y tenemos que pensar cómo involucrarnos, porque nuestras sociedades son complejas y los padres, el sector privado y las instituciones civiles también son importantes en el desarrollo de la educación”, analizó Cortelezzi.

La funcionaria también señaló que hoy los intereses son distintos. “La escuela tiene que ir respondiendo a esa nueva sociedad del conocimiento. Hoy muchas tienen proyectos diferentes para que la rutina de estar ocho horas por día sentado sea más entretenida; trabajan colaborativamente con compañeros de otras edades”.














temas en esta nota


¿Te gustó esta nota?






Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *