Lograr un buen aprendizaje es clave para combatir la pobreza







Cuáles son las materias que se deberían enseñar y qué carreras ayudan más a encontrar trabajo




“Las palabras, como las cosas, se gastan con el uso”, sentenció Luciana Vázquez periodista especializada en educación de LA NACION, quien participó como disruptora invitada en esta edición de Management 2020. Para ella, se está dando el vaciamiento de los términos que apuntan a las problemáticas modernas, como la inteligencia artificial o la robótica. “Pero dentro de la realidad local no son tan pertinentes. En la Argentina, 40% de la población escolar está dentro de los niveles de pobreza y 70% no está aprendiendo matemáticas”, dijo desde las pantallas del auditorio la autora de
La educación de los que influyen. Y aclaró que, si bien el rendimiento en lenguas es un poco mejor, los niveles son bajos. Concluyó con una reflexión para el debate: “Es mejor poner el foco en las realidades de pobreza que se enfrentan en el país”.





“En nuestra escuela técnica los resultados de los exámenes Aprender en matemáticas fueron 95% avanzado, 5% satisfactorio, y en el país fue 30% global. En comprensión de textos, 67% avanzado, 33% aprobado y 50% en el resto del país. Las materias tienen un sentido práctico que les permite a los chicos luego ir a Internet, pero tenés que trabajar en las bases”, dijo Enrique Alemañy, presidente de Ford Grupo Sur. Para él, es fundamental incorporar las nuevas tecnologías y a través de las pasantías mostrar a los alumnos que hay un sentido práctico. “Tenés que trabajar sobre lo básico porque, si no, es muy difícil generar un cambio”.

También desde las pantallas, una pregunta a cargo de un representante de la generación de los
millennials apuntó al mundo práctico: “¿Qué es más importante, la educación o la experiencia?”.



Para Javier Martínez Álvarez, presidente de Tenaris Cono Sur, hoy se converge a una dinámica donde el constante aprendizaje es el único antídoto para el cambio permanente. “Tenemos una universidad corporativa donde se dan un millón y medio de horas de capacitación por año. La necesidad de estar aprendiendo es vital y está ligada a la experiencia: hay cosas que no se pueden aprender si no se viven. Hay que pensar la educación más allá del momento escolar, como algo permanente”, comentó. Estuvo de acuerdo Alemañy y sumó que las escuelas son especialmente importantes lejos de los grandes centros urbanos. “Las de frontera son la base de la sociedad y de la comunidad que vive alrededor. El desarrollo de los chicos y de su familia depende de que encuentren las condiciones mínimas y básicas para salir de una situación de desamparo y poder trabajar en esa comunidad, en el resto del país o del mundo”, afirmó Alemañy.





La segunda pregunta
millennial indagó sobre la carrera más conveniente en función de su salida laboral: “¿Qué tengo que estudiar para conseguir trabajo?”. Martínez Álvarez aconsejó que ser ingeniero sería una gran opción porque el país tiene un déficit ahí. Contó una anécdota personal para ilustrar su punto: “En el comedor de La Plata encontré a una chica de Venezuela, ingeniera mecánica, que me contó que el 70% de los graduados de su universidad se muda a la Argentina entendiendo que hay una gran demanda”.

Para Alemañy, administración de empresas es la opción más interesante por que la amplitud de la carrera permite hacer cualquier cosa después. “Sin embargo, no estudiaría algo por la oportunidad de tener trabajo, es preferible hacer foco en el deseo de uno”, agregó.



Cris Morena, creadora de
Chiquititas, Rebelde Way y
Aliados, entre otros, la televisión jugó un rol importante en la formación de profesionales de otros países. “En la época en que faltaban ingenieros en Estados Unidos, se creó McGuibert, como una política pública que convertía el ser ingeniero en aspiracional”, dijo. Igual, acotó: “Estudien lo que les guste y les apasione, y si no saben qué es, empiecen a hacer algo que les guste y no estudien”.



El fundador de Despegar, Roberto Souviron, se inclina por el camino del estudio con mayor firmeza y como carrera sugirió una relacionada con Internet. “Si querés trabajo asegurado hoy, estudiá ingeniería en software. Si querés trabajo mañana, estudiá lo que te genere más pasión y tanto acá como en la China vas a tener trabajo”, aseguró.

Souviron habló de la competencia que hay en el mundo. “Tenemos que competir contra el resto de los países, pero tenemos problemas muy básicos. Solo 40% de los chicos que empieza primer año termina el secundario a tiempo”, señaló. “Necesitamos gente comprometida con su pasión”, disparó el ejecutivo, también presidente del Observatorio Argentinos por la Educación.



Según María Cortelezzi, directora ejecutiva de Educar 2050, pensar en “de qué vas a trabajar si estudiás eso” no aplica a la coyuntura actual. En su experiencia personal, es socióloga, se pueden hacer infinitas cosas con una carrera social. “Éramos solo 20 los que estudiábamos eso y todos hacemos cosas distintas hoy”.

Sin embargo, tener la oportunidad de trabajar de la pasión de uno no es una realidad que se extienda a todos. Y en línea con la promoción de buenas prácticas desde la ficción confirmó que su preferida es la producción de Netflix
Merlí: “Valora la figura del docente, no porque no tengamos buenos maestros en el país, pero tenemos que prestigiar el rol del docente”.


Una realidad desafiante


Luciana Vázquez

Periodista

“En la Argentina, el 40% de la población escolar está bajo los nivelesde pobreza y 70% no aprende matemática”













temas en esta nota


¿Te gustó esta nota?






Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *