Las claves de Alberto Fernández: la unidad del PJ y la alianza con los gobernadores – 12/08/2019


La distancia de Mauricio Macri le permite a Alberto Fernández alejar los fantasmas de la traición de los intendentes y del crecimiento del PRO en octubre.

“¡Se veía el cambio en el humor de la gente . Esta ola es imparable!”, explotó Alberto Fernández anoche en el comando de campaña en el barrio de Chacarita, ante el pequeño grupo de colaboradores que lo acompañó durante estos meses, y cuando la tendencia a su favor era irreversible.

Alberto Fernández junto a una docena de gobernadores.

Alberto Fernández junto a una docena de gobernadores.

Momentos antes, visiblemente enojado por el agujero negro provocado por la la falta de información del escrutinio provisorio, el dirigente había advertido: “Si el Gobierno no da los datos del escrutinio los vamos a dar nosotros”. No hizo falta. Mauricio Macri salió a reconocer de inmediato la dura derrota.

La estrategia de la “unidad peronista” y la revalorización de los gobernadores del PJ como protagonistas en el frente de Todos, fueron dos ejes clave en la noche en que el ex Jefe de Gabinete de Néstor y Cristina Kirchner se consagró como candidato y líder de un espacio, el PJ-K.

Cristina Kirchner lo había designado para encabezar la fórmula presidencial y así sumar a los dirigentes que ella, por su naturaleza y por sus peleas en el pasado, no podía sumar. Y eso ocurrió. Ayudado por el llamado a silencio de la ex presidenta.

Mirá también

La “unidad” en la provincia de Buenos Aires funcionó, tal cual lo habían previsto. A modo de ejemplo, en las PASO de las elecciones legislativas de 2017, sumando los votos de Cristina y Sergio Massa, reunían el 49,8%. Sin contar los 5,9 de Florencio Randazzo, que bien podrían equivaler hoy a lo alcanzado por el candidato a gobernador por el lavagnismo, Eduardo “Bali” Bucca. Entonces, aquél hipotético 49,8 fue un guarismo similar al que ostentó anoche en las primarias el tándem Axel Kicillof-Verónica Magario. Los votos del kirchnerismo y del massismo se sumaron.

Pero también el comportamiento de los gobernadores peronistas contribuyó al tsunami albertista que ahogó -casi- a Mauricio Macri.

En provincias con mandatarios del PJ recientemente electos por una gran ventaja como Omar Perotti en Santa Fe, Juan Manzur en Tucumán, Gustavo Bordet en Entre Ríos o Sergio Uñac en San Juan. Y otras importantes como Mendoza donde PJ desde la oposición hizo un buen papel en los comicios locales. En todas, Alberto igualó y en algunos casos superó los votos alcanzados por los gobernadores que días atrás firmaron un pacto con Fernández.

Mirá también

La holgada diferencia sobre Macri, le permite a Fernández-Fernández, además, afrontar dos situaciones que eran riesgosas para sus aspiraciones de regresar al poder, si la distancia con Macri hubiera sido sensiblemente menor, como vaticinaban muchas encuestadoras, que deberían llamarse a silencio por un tiempo.

La primera, que el macrismo siempre creció más en octubre respecto de las PASO de agosto que el kirchnerismo. Ocurrió tanto en las presidenciales del 2015 como en las legislativas de 2017. Y era una de las cartas en la manga del oficialismo.

La segunda, que ante la alta posibilidad de un triunfo de Alberto Fernández en la primera vuelta de octubre o bien en el balotaje de noviembre, se aleja la especulación de que los intendentes del PJ bonaerense puedan jugar para la reelección de María Eugenia Vidal.

Alberto Fernández y Sergio Massa.

Alberto Fernández y Sergio Massa.

El viernes pasado, cuando Alberto Fernández regresó a Buenos Aires, después de cerrar la campaña electoral en el Orfeo Superdomo de Córdoba, un hecho le llamó la atención. Al llegar al Aeroparque metropolitano, un grupo de personas que esperaba en la terminal lo aplaudió. No era algo que estaba previsto, y mucho menos en un territorio macrista como el que gobierna Horacio Rodríguez Larreta.

Lo mismo le ocurrió anoche cuando salía de su domicilio en Puerto Madero. Algo extraño estaba pasando y lo terminó corroborando



Source link

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *