La muerte de Natalia Fraticelli, a 20 años: de la peor sospecha a un cierre con dudas


Un caso conmocionante

Sus padres, el entonces juez Carlos Fraticelli y Graciela Dieser, recibieron perpetua en 2002, pero los absolvieron en 2009. La mujer se suicidó.


Natalia Fraticelli, con sus padres.

El país conoció a Natalia Fraticelli a través de unos videos, en aquellos años del reinado del VHS casero. Natalia en movimiento, caminando con pasos seguros y en guardapolvo al lado de una bandera de ceremonias; Natalia con el pelo un poco más corto, en una plaza, aplaudiendo, riéndose con las amigas.

El 19 de mayo de 2000, hace exactamente 20 años, Natalia había ido a visitar a una amiga y parecía que se iba a quedar a dormir. Pero hubo un cambio de planes y antes de la cena volvió a su casa de la calle San Juan, en Rufino, Santa Fe.

http://www.clarin.com/

‘}

};

(function ( $ ) {
$.Newsletter = function () {
var options = {
url_suscribir: ‘/newsletter/suscribir’,
url_consultar: ‘/newsletter/consultar’,
mensaje_suscripto: ‘/newsletter/mensaje/susnota’,
mensaje_yasuscripto: ‘/newsletter/mensaje/asus’
};
suscribo = function (options, mail, grupo) {
$.ajax({
url: options.url_suscribir,
dataType: ‘json’,
method: «POST»,
cache: false,
data: {
«mail»: mail,
«idGrupo»: grupo
},
success: function (response) {
newsletterStorage.removeItem(grupo);
var path = options.mensaje_suscripto + ‘?title=’+$(‘.newsletter-embeb’).attr(«titulo»);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) {
var user = WAuth.getUserSync();
$.ajax({
url: options.url_consultar,
dataType: ‘json’,
cache: false,
data: {
«email»: user.email
},
success: function (response) {
var grupoWidget = $(‘.newsletter-embeb’).attr(‘grupo’);
if (response.subscriptions[grupoWidget]) {
var path = options.mensaje_yasuscripto + ‘?title=’+$(‘.newsletter-embeb’).attr(«titulo»);
openModal(path);
} else {
suscribo(options,user.email,grupoWidget);
}
}
});

}
authenticate = function () {
if (getIdPase() == «http://www.clarin.com/») {
WAuth.authenticateUser();
$.cookie(«suscribir»,$(‘.newsletter-embeb’).attr(‘grupo’));
} else {
$.cookie(«suscribir»,0);
}
}
getIdPase = function () {
var idPase = $.cookie(‘idPase’);
if (idPase == null «http://www.clarin.com/» idPase == «http://www.clarin.com/») {
return «http://www.clarin.com/»;
}
return idPase;
}
execute = function (options) {
authenticate();
consulto(options);
}
openModal = function (path) {
$.magnificPopup.open({
closeOnBgClick: false,
closeBtnInside: false,
overflowY: ‘scroll’,
alignTop: true,
modal:true,
items: {
src: path,
type: ‘ajax’
},
callbacks: {
close: function () {
window.location.hash = «http://www.clarin.com/»;
},
open: function () {
$(‘.mfp-bg’).addClass(‘modal-newsletter’);
}
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(document).on(‘click’,’.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’, function () {
$.Newsletter();
});
$(document).on(«wa.login», function(e, user){
if($.cookie(«suscribir»)>0) {
$.Newsletter();
}
});
$(document).ready(function () {
var user = WAuth.getUserSync();
if(user){
var widgetSavedToGroup = newsletterStorage.getItem(nlObject.id);
var almacenarWidget = false;
if(typeof widgetSavedToGroup === ‘undefined»http://www.clarin.com/»| widgetSavedToGroup === null){
almacenarWidget =true;
}
if(almacenarWidget){
$.ajax({
url: ‘/newsletter/checksubscription’,
dataType: ‘json’,
cache: false,
data: {
«email»: user.email,
«grupoID»: nlObject.id
},
success: function (response) {
queryGroup = nlObject.id;
if(response.isSubscribeToGroup && response.widget != «http://www.clarin.com/»)
{
nlObject.id = (typeof response.widget.data.newslettersList.id !== «undefined») ? response.widget.data.newslettersList.id : «http://www.clarin.com/»;
nlObject.newsletterName = (typeof response.widget.data.subtitle !== «undefined») ? response.widget.data.subtitle : «http://www.clarin.com/»;
nlObject.title = (typeof response.widget.data.title !== «undefined») ? response.widget.data.title : «http://www.clarin.com/»;
nlObject.subtitle = (typeof response.widget.data.subtitle !== «undefined») ? response.widget.data.subtitle : «http://www.clarin.com/»;
nlObject.bajada = (typeof response.widget.data.subhead !== «undefined») ? response.widget.data.subhead : «http://www.clarin.com/»;
nlObject.quotedBajada = (typeof response.widget.data.subhead !== «undefined») ? response.widget.data.subhead.replace(/[«http://www.clarin.com/»]+/g, «http://www.clarin.com/») : «http://www.clarin.com/»;
nlObject.imgSrc = (typeof response.imageUrl !== «undefined») ? response.imageUrl : «http://www.clarin.com/»;
nlObject.frequency = (typeof response.widget.data.newslettersList.frecuency !== «undefined») ? response.widget.data.newslettersList.frecuency : «http://www.clarin.com/»;
}

newsletterStorage.setItem(queryGroup, nlObject.htmlContent());
$(‘#nl-box’).html(nlObject.htmlContent());

}
});
}
else {
$(‘#nl-box’).html(widgetSavedToGroup);
}
}
else
{
$(‘#nl-box’).html(nlObject.htmlContent());
}
})

Tenía 15 años y era una chica alegre con un leve retraso madurativo que no le impedía hacer una vida parecida a la de sus amigas y amigos. Esa noche en la casa estaban su papá, el juez Carlos Fraticelli, y su mamá, Graciela Dieser. Franco, su hermano mayor, de 17, estaba en lo de su abuela.

La casa de la familia Fraticelli, en Rufino.

La casa de la familia Fraticelli, en Rufino.

Natalia se fue a dormir y lo que pasó esa noche, o la madrugada que la prolongó, es el comienzo de una historia trágica sin resolución.

Si se toma en cuenta la última palabra de la Justicia, Natalia se suicidó al tomar un antidepresivo contraindicado por sus efectos secundarios.

Natalia Fraticelli tenía 15 años.

Natalia Fraticelli tenía 15 años.

La causa judicial se terminó de cerrar hace muy poco, en 2016. Hasta entonces se acumularon juicios, condenas, apelaciones y más desgracias, además de teorías realmente inquietantes alrededor de lo que sucedió aquella noche o madrugada.

La primera hipótesis de los investigadores era perturbadora. La formulación era la siguiente: Natalia había sido asesinada por los padres porque su condición alteraba el “status” que que el lugar de Fraticelli como juez le asignaba socialmente a la familia en un pueblo que no superaba los 18 mil habitantes.

El juez Carlos Fraticelli.

El juez Carlos Fraticelli.

La escena del hallazgo (nunca estuvo claro si fue el padre o la madre quien vio primero el cuerpo) parecía la de un crimen: la víctima tenía dos bolsas de nailon envolviéndole la cabeza y un pañuelo de seda le ataba las manos.

Las novedades judiciales concretas que pusieron el ojo sobre la propia familia no tardaron mucho en llegar, pero en el medio corrieron horas intensas con diferentes teorías. Una hablaba de una venganza contra el juez por sus investigaciones para terminar con la explotación en los prostíbulos de la zona.

El entierro de Natalia Fraticelli-

El entierro de Natalia Fraticelli-

Pero unos días después de la muerte de Natalia, el caso dio el giro hacia la ruta en la que se encaminaría en forma definitiva. Graciela Dieser, la madre, fue acusada por el asesinato de su hija.

En esas horas se difundieron los datos de la autopsia, que afirmaban que la chica había muerto por un “estrangulamiento mecánico” producido por alguien que le había presionado el cuello entre 3 y 5 minutos.

La detención de Graciela Dieser.

La detención de Graciela Dieser.

En un segundo estudio, un médico forense dijo que el hueso hioides, ubicado en el cuello, en realidad se había roto durante la manipulación del cuerpo durante la autopsia.

Pero en lo que se pusieron de acuerdo rápidamente los investigadores fue en que Natalia había tomado (o le habían dado) un fármaco llamado uxen retard, contraindicado para personas con su condición por el peligro de los efectos secundarios.

La tumba de Natalia Fraticelli.

La tumba de Natalia Fraticelli.

Cuando su mujer ya estaba presa, Fraticelli dio una entrevista a Clarín, donde buscó mostrarse como una persona amable y en control de la situación. Había pasado exactamente un mes de la muerte de Natalia y el título de la nota, con una de sus frases, fue: “No sé, no creo que mi esposa la haya matado”.

Pero él también fue imputado por “homicidio doblemente calificado”, aunque recién fue preso a fines de ese año 2000, cuando un jury lo destituyó.

Franco, el hermano de Natalia Fraticelli.

Franco, el hermano de Natalia Fraticelli.

El caso tuvo una cobertura periodística larga y el foco recién se desplazó un mes y unos días después de la muerte de Natalia, con la trágica muerte de Rodrigo «El Potro» Bueno.

En ese momento el interés ya se había trasladado a Melincué, un pueblo bastante más chico que Rufino, donde estaba el juzgado de Carlos Risso, a cargo de la investigación.

Marcha por el caso Fraticelli.

Marcha por el caso Fraticelli.

El juez de la investigación solía hablar delante de los micrófonos y una de las veces que lo hizo dijo una frase que sintetizaba la hipótesis familiar más macabra: “Ella los estorbaba”.

Esa idea se sostenía en una pericia que le habían hecho a Graciela Dieser y había dado como resultado que la mujer sufría un “delirio razonante” y la descolocaba no tener “una familia perfecta”.

Carlos Fraticelli, en una entrevista con Clarín.

Carlos Fraticelli, en una entrevista con Clarín.

Carlos Fraticelli y Graciela Dieser fueron condenados a prisión perpetua el 14 de mayo de 2002. Cuando estaban presos se divorciaron y los dos formaron nuevas parejas. Las apelaciones de su abogados llegaron hasta la Corte Suprema, que en 2006 resolvió que el proceso había estado lleno de irregularidades y ordenó un nuevo juicio. Fraticelli y Dieser salieron de la cárcel luego de pagar una fianza.

En el segundo juicio, en 2009, dos de los jueces de la Cámara de Apelaciones de Venado Tuerto consideraron que Natalia se había suicidado. Otros dos no estaban convencidos, pero les concedieron el beneficio de la duda. El quinto no votó. El fallo de absolución para los padres de Natalia fue confirmado por la Corte santafesina y en 2016 llegó la ratificación de la Corte nacional.

Carlos Fraticelli, al visitar la tumba de su hija Natalia.

Carlos Fraticelli, al visitar la tumba de su hija Natalia.

Graciela Dieser ya no vivía cuando llegaron los hitos finales de la causa. En 2012 se suicidó al consumir barbitúricos, en su casa de Rafaela. Su hijo Franco encontró el cuerpo en la bañera. Su ex marido se jubiló como juez en 2016, aunque nunca pudo volver a ejercer.

Actualmente, con 67 años, sigue viviendo en Rufino junto a su pareja, Norma Tejedor, de 64, a quien conoció cuando ella era su acompañante terapéutica en prisión. Él se desempeña como abogado, aunque con una baja exposición.

Un posteo de la pareja del ex juez Carlos Fraticelli, para saludarlo por su cumpleaños, en 2015.

Un posteo de la pareja del ex juez Carlos Fraticelli, para saludarlo por su cumpleaños, en 2015.

«Y hay que saber esperar… al fin llegó la justicia divina. Gracias, gracias, gracias!!!!», escribió la mujer en febrero de 2016, en su cuenta de Facebook, cuando confirmaron la absolución del ex juez.

Y en agosto de 2015 subió una foto de Fraticelli, para saludarlo por su cumpleaños. «Gracias a tu gran poder interior sigues viviendo con la dignidad y la honestidad que siempre te caracterizaron», le transmitió.

EMJ

‘);
$(«#activateComments»).trigger(‘refreshPlugin’);
}

$(document).on(«wa.login», function(e, user){
refreshCommentPlugin();
});



Source link

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *