La huella de una zapatilla, el detalle que complica a los detenidos por asesinar a un empresario – 11/01/2019


Eligió ese modelo de zapatillas de las tres tiras tan llamativo como sofisticado, con una suela que emula el dibujo del neumático de un auto. Esa pisada es la que ahora compromete a uno de los tres acusados por el crimen del empresario Abel Leonardo Espósito (51), ocurrido el lunes a la madrugada en Bernal.

Por el caso fueron detenidos este viernes dos hermanos que trabajan en la Municipalidad de Avellaneda: Carlos Leonardo Azario Vega (32) y Ricardo Alberto Azario (26); y Víctor Omar Alegre (41), un ladrón con varios antecedentes más conocido como “Serrucho”. Los tres se encontraban declarando al cierre de esta edición ante el fiscal Leonardo Sarra. Aún buscan a otros tres sospechosos, entre ellos, el líder de la banda.

"Leo" Azario (32), uno de los tres detenidos por el crimen del empresario Abel Leonardo Espósito (51). Salió de la cárcel en marzo del año pasado y desde junio trabajaba en la Municipalidad de Avellaneda.

“Leo” Azario (32), uno de los tres detenidos por el crimen del empresario Abel Leonardo Espósito (51). Salió de la cárcel en marzo del año pasado y desde junio trabajaba en la Municipalidad de Avellaneda.

La principal hipótesis es que los acusados tenían un dato de que Espósito guardaba mucha plata en su casa. Durante el robo, la empleada doméstica habló de que al hombre le exigían un “maletín plateado”. Los familiares del empresario dijeron que esa valija no existe, como tampoco la supuesta suma de dinero que buscaban.

Sí había en la casa 25 mil pesos, dólares, yenes, joyas, un reloj con incrustaciones de piedras preciosas valuado en 20 mil dólares y electrónicos que los ladrones no se llevaron. “Creemos que quisieron robar una suma importante que no estaba en la casa, pero tuvieron que escapar rápido ante la muerte de la víctima“, dijo a Clarín un investigador. Espósito murió ahorcado y durante el asalto fue golpeado y torturado. En sus pulmones le encontraron agua.

Aunque la principal hipótesis es la del intento del robo, fuentes del caso señalaron que no se descarta ningún móvil. “Sabemos que al empresario lo estuvieron esperando desde las 22.30. Tenían el dato que a las 23 aterrizaba el avión que lo traía de Uruguay“, dijo otra fuente del caso a este diario.

Ricardo Azario (26), empleado del área de Higiene Urbana de Avellaneda, fue detenido en la casa de su hermano.

Ricardo Azario (26), empleado del área de Higiene Urbana de Avellaneda, fue detenido en la casa de su hermano.

Los ladrones habrían llegado a la casa ubicada en Avellaneda 178, en Bernal, en distintos autos que para disimular estacionaron lejos de la casa de la víctima. Todavía no se sabe si a Espósito lo sorprendieron cuando estaba ingresando a su casa o si los delincuentes ya estaban adentro cuando él llegó. “Le había pedido a la empleada que dejara la puerta de atrás abierta, porque iba a entrar por el garaje”, dijeron voceros de la investigación.

Los hermanos Azario cayeron este viernes en un allanamiento en Villa Corina, en Avellaneda. Los dos estaban durmiendo en lo del más grande, “Leo”, que estuvo preso dos veces por robos y tuvo varias entradas y salidas en las comisarías de la zona.

Víctor Omar Alegre, alias "Serrucho", fue el tercer detenido por el crimen. Tiene una larga lista de antecedentes.

Víctor Omar Alegre, alias “Serrucho”, fue el tercer detenido por el crimen. Tiene una larga lista de antecedentes.

“Leo” salió de la cárcel por segunda vez en marzo del año pasado y, como casi nadie, consiguió reinsertarse en el mercado laboral muy rápido. Desde junio que trabaja en el área de Obras Públicas de la Municipalidad de Avellaneda. Cuando la Policía entró a su casa, encontró además las zapatillas que dejaron esa huella tan particular en la casa de Espósito. Y también un par de la marca de la pipa, que coincide con otra pisada recolectada por la Policía Científica. Para los investigadores esas pistas –que fueron enviadas para peritar a Tierra del Fuego– son la frutilla del postre que termina de incriminarlos en la causa: llegaron a ellos gracias a filmaciones de las cámaras de seguridad de la zona y la declaración de testigos. También secuestraron dos armas y cocaína.

Su hermano menor, “Riky” trabaja en la Subsecretaría de “Higiene Urbana” de Avellaneda hace un año y también es beneficiario del Programa Hogar. Tiene antecedentes penales, aunque no llegó a cumplir condenas en la cárcel. Al igual que “Leo”, es devoto de San La Muerte y suele subir imágenes del santo en sus redes sociales. 

Así quedó la habitación del empresario asesinado.

Así quedó la habitación del empresario asesinado.

En la casa de “Leo” –que está ubicada a 7 cuadras de la curtiembre Antonio Espósito S.A., de la que era dueño la víctima– los policías de la Jefatura Departamental Quilmes, la DDI y la comisaría 2°.

“Serrucho” es desocupado pero su historial criminal se remonta a 1995. Tiene antecedentes de todo tipo: abuso de armas, tentativa de homicidios, robo y llegó a estar preso dos años condenado por “tenencia ilegal de arma de guerra”. Salió en 2010. Lo encontraron en una casa ubicada en el barrio “La Fé”, de Monte Chingolo (Lanús). Cayó porque quedó filmado por una cámara de seguridad de la zona. Lo reconocieron por su corte de pelo y su importante contextura física.

Sobre los demás prófugos, entre los que estaría el líder de la banda, poco se sabe. Todavía no está claro si todos entraron a la casa. Sí que al menos uno se habría quedado afuera haciendo de “campana”. Y una curiosidad: durante el robo, se llamaban entre ellos con el apodo “intendente”.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *