Historias de garaje made in Argentina que se exhibieron en Silicon Valley














Seis emprendedores que idearon diferentes soluciones tecnológicas, como un collar para controlar el ganado y un sensor de sueño para alertar a los conductores, fueron premiados y viajaron a EE.UU.



Una solución para que los productores agropecuarios conozcan el estado de los equipos de riego desde cualquier parte del mundo; un collar electrónico para mayor control del ganado en pastoreo; una firma digital de documentos jurídicos; un sensor de somnolencia en conductores; un sistema de formación de imágenes médicas para permitir mejores diagnósticos y un sensor para facilitar el adelantamiento vehicular sin riesgos en las rutas. Todos estos inventos tienen un denominador común: fueron creados por emprendedores argentinos, que fueron premiados y que mostraron sus ideas en Silicon Valley.





Lo que los unió fue la obtención del premio Prendete, un concurso de ideas de negocio innovadoras, que nació en Tandil en 2015, con el objetivo de ser el punto de partida para proyectos viables, escalables y generadores de empleo a futuro. A su vez, tuvieron otro nexo, que fue el acompañamiento de Parabolt, una incubadora que transforma ideas innovadoras en negocios disruptivos y escalables.

Maximiliano Cortés, cofundador de Parabolt, dice que acompañó a los ganadores a Estados Unidos porque, justamente, su misión es guiar a los emprendedores ayudarlos a impulsar sus iniciativas de negocio y ampliar sus redes de contacto. “Llegar a esta instancia fue muy significativo para cada una de las start up ganadoras, ya que tuvieron no solo la posibilidad de continuar aprendiendo, sino de exponer sus proyectos al ecosistema emprendedor de Silicon Valley”, comenta.



Los emprendedores de los seis proyectos que resultaron ganadores pudieron empezar a capitalizar su premio: estuvieron una semana en Silicon Valley con agenda armada para capacitarse, conocer aceleradoras, inversores, empresas y, sobre todo, mostrar sus ideas al ecosistema de esta ciudad.





José Robetto, un ingeniero electrónico que junto con Iñaki Albisu y Mariano Finochietto, creó Ponce, el dispositivo electrónico que monitorea equipos de riego, dice que este se diferencia de otros sistemas con sensores en que tiene más precisión e inmediatez en las alarmas y cambios de estados. “Además, todo el resto es importado, y buscamos diferenciarnos de lo extranjero mediante la cercanía con los productores. Somos también muy adaptables a cualquier tipo de marca y riego”, explica el emprendedor.

En el segundo puesto aparece Arrear, un collar electrónico para mayor control del ganado en pastoreo. Tiene como principal objetivo generar una solución argentina tecnológica innovadora, que facilite la optimización de recursos a un costo asequible, aportando precisión y tranquilidad al negocio ganadero. Este concepto es conocido como virtual fencing y permite la expansión del negocio prescindiendo de los alambrados y cercos eléctricos.



Según explica Pablo Mangudo, que creó el collar junto con Juan Manuel Tolosa y Daniel Jatip, el monitoreo del animal se realiza mediante sensores ubicados en el dispositivo y un algoritmo que reconoce en tiempo real qué actividad está realizando. “Además, permite hacer un
tracking mediante la incorporación de un GPS. Este control georreferenciado permite, mediante un sistema de gestión, definir las áreas de pastoreo dependiendo de la necesidad de cada rodeo. Así, es más sencillo manipular los animales de manera virtual”, señala el emprendedor.



Gustavo Lagoutte y Lucas Sanz desarrollaron Notarix, una plataforma que utiliza la tecnología de blockchain para firmar documentos. Las firmas quedan registradas en la cadena de bloques de una criptomoneda, de modo que no pueden ser alteradas ni modificadas, a la vez que se cumplen con los requerimientos básicos del contrato (fecha cierta, firma digital, lugar, el contrato propiamente dicho, consentimiento, oferta, aceptación, voluntad, etcétera).

Lagoutte cuenta que su invento tiene como objetivo la realización de contratos entre partes, que quieran certificar su veracidad a pesar de no encontrarse físicamente en el mismo lugar. “La plataforma hará las veces de un escribano en la nube, al permitir la firma online, dando prueba de validez de la transacción, gracias a la tecnología desarrollada para bitcoin y otras criptomonedas. Es más sencilla y económica que otras alternativas”, destaca.



Un invento que puede reducir mucho los accidentes en rutas es el sensor de somnolencia Morfeo. Se trata de una vincha que lee y analiza las ondas electromagnéticas del cerebro para detectar cuándo el conductor que la usa entra en estado de somnolencia o “sueño blanco” y, a partir de ello, emitir una alerta.

El prototipo va a estar basado en Arduino (compañía de software abierto, usando electrodos electroencefalográficos, una vincha para sostenerlos firmemente, amplificadores de ondas electromagnéticas y dos potentes vibradores.

Conrado Blanco, uno de los inventores de Morfeo, junto con Ludmila Baliño, relata que esta vincha se ubica en la intersección del lóbulo temporal y frontal y en el lóbulo occipital, ya que es necesario identificar los cambios de amplitud de ondas theta y alfa, y los vibradores se ubicarán en la sien del conductor. “No hay un sistema similar al nuestro para solucionar esta problemática. Este tipo de tecnología basada en lectura de ondas EEG es relativamente nueva”, afirma Blanco.

El quinto invento premiado es el mamógrafo óptico, un sistema de formación de imágenes para diagnósticos médicos, mediante el reflejo de luz de campo completo, que utiliza la radiación de un infrarrojo cercano (NIR, según sus siglas en inglés). Esta radiación logra penetrar varios centímetros en el tejido biológico y permite la extracción de información de importancia clínica para la evaluación de diferentes patologías de tejidos blandos.

Este mamógrafo fue creado por el Grupo de Óptica Biomédica del Centro de Investigaciones en Física e Ingeniería del Centro de la Provincia de Buenos Aires. El equipo de investigación está formado por Juan Pomarico, Daniela Iriarte, Oscar Di Rocco, Victoria Waks, Hector García, Nicolás Carbone y Pamela Pardini y Guido Baez. “La radiación NIR es completamente inocua, con lo cual puede usarse en situaciones en la que los rayos X están contraindicados. Un dispositivo que use esta técnica para la obtención de imágenes permitiría que el paciente estuviera en una posición más cómoda”, agrega Carbone.

Por último, Oking es un sensor de adelantamiento vehicular, capaz de analizar distintas variables y de informar al conductor que viaja en ruta si puede o no adelantarse a otro vehículo. “Este producto brindará una medida de seguridad adicional a las personas que viajan, aportando un nuevo recurso a las medidas actuales”, dice Agustín Mattaini, uno de sus creadores, junto con Emilio Sequi y Fernando Rivaldo.

Este invento, según remarca el emprendedor, es vital para la Argentina, un país de vasta extensión, que hace que algunos viajes puedan resultar tediosos y estresantes, lo cual incrementa el riesgo de que ocurran accidentes.

Llegar a Silicon Valley con sus desarrollos les dio a estos emprendedores locales mucho más que la posibilidad de disfrutar de un premio a su ingenio. Tal como lo explica Toloza: “Conocer el ecosistema y cómo se manejan me da otro punto de vista sobre las cosas que se pueden hacer o que se imaginan alcanzar. Es importante transmitir esas experiencias en lo local y regional para incentivar a otros emprendedores a que se animen ir más allá de lo que ellos mismos creen posible”.


Inventos con utilidad práctica

Desarrollos que se pueden aplicar en la vida diariad e los usuarios, en el campo y en la ciudad


José Robetto – Ponce

Es uno de los creadores de una solución que permite a los productores agropecuarios conocerel estado de los equipos de riego desde cualquier parte del mundo


Pablo Mangudo – Arrea

La innovación es un collar electrónico para mayor control del ganado; el objetivo fue generar una solución argentina tecnológica innovadora a nivel internacional


Gustavo Lagoutte – Notarix

La plataforma que ideó con su socio utiliza la tecnología de Blockchain para firmar documentos. Estas firmas quedan registradas en la cadenade bloques de bitcoincoin


Conrado Blanco – Morfeo

Diseñó, con una socia, una vincha que lee las ondas del cerebro para detectar si el conductor entra en estado de somnolencia o “sueño blanco” (en tal caso, alerta)


Nicolás Carbone – Mamógrafo óptico

El equipo que integra construyó un sistema de formación de imágenes médicas para permitir mejores diagnósticos y evaluar patologías de los tejidos blandos


Agustín Mattaini – Oking

Ideó, con otras dos personas, un accesorio para autos, que es capaz de informar al conductor que va en una ruta si puede o no adelantarse a otro vehículo











temas en esta nota


¿Te gustó esta nota?






Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *