Frenesí de actos Macri-Vidal resetea estrategia del PRO


Con Mauricio Macri tocando el piso de imagen positiva en las encuestas, y en medio de una nueva suba del dólar y de los indicadores de inflación, la Casa Rosada y la gobernación bonaerense diagramaron una agenda de cuatro eventos positivos para pegar la figura del Presidente a Vidal, la dirigente de Cambiemos con mayor intención de voto. El primer encuentro fue el lunes en La Plata donde Macri se sumó a la reunión de Gabinete que encabeza Federico Salvai en provincia de Buenos Aires. Este viernes el jefe de Estado y la gobernadora volverán a encontrarse en la residencia de Olivos para almorzar con los 69 intendentes bonaerenses de Cambiemos. El lunes próximo, Vidal regresará a la residencia presidencial pero con los “sin tierra”. Se trata de 40 candidatos del oficialismo para municipios donde gobierna el peronismo y suman el 82% del electorado. Allí aparecen Alejandro Finocchiaro (La Matanza), Gabriel Mércuri (Lomas de Zamora) y Gladys González (Avellaneda), entro otros. Y el jueves de la próxima semana. Macri y Vidal volverán a verse en la reunión de Gabinete ampliado en el Centro Cultural Kirchner.

La moneda político-electoral de Cambiemos sigue en el aire. Hoy, todo Cambiemos está encolumnado detrás de la reelección de Macri. Pero manda la economía y la evolución de la inflación, atada a la cotización del dólar que continúa en ascenso a pesar de la suba de tasas de interés del Banco Central. Si bien en todos los despachos del Gobierno nacional, y bonaerense, la respuesta es unánime (“el candidato es Mauricio”) la posibilidad de que Vidal se haga cargo de la candidatura presidencial no está descartada.

El futuro organizacional de Cambiemos no sólo depende de la economía. La evolución de la candidatura de Roberto Lavagna también se coló como un factor de decisión para definir internamente la sucesión de Macri. La volatilidad cambiaria y la inestabilidad de los actores políticos no permiten, por ahora, atarse a ninguna estrategia en la Casa Rosada. La urgencia es levantar la popularidad de Macri y por eso se diagramó este frenesí de encuentros entre el Presidente y la gobernadora para exprimir la imagen positiva de Vidal en el principal distrito electoral del país.

Esta simbiosis escénica entre el Presidente y la gobernadora tenía como plan de acción los cuatro encuentros detallados más adelante (lunes pasado en La Plata, este viernes y el lunes próximo en Olivos y el jueves de la semana entrante en el CCK) pero el trascendido de que Vidal podría convertirse en una opción presidenciable llevó a Macri a aparecer fuera de agenda en la cumbre PRO del lunes pasado en Parque Norte). La fusión política entre ambos totalizará así cinco encuentros públicos en menos de una semana.

Macri y Vidal experimentaron cierto grado de tensión interna a partir de la propuesta de la provincia de desdoblar el comicio en Buenos Aires para blindar la reelección de la gobernadora más allá de la disputa nacional con Cristina de Kirchner, quien tiene su principal fortaleza de votos en el conurbano bonaerense. La iniciativa, fulminada por Marcos Peña, dio paso a un pedido los intendentes PRO de eliminar las PASO para retener los municipios ante un peronismo que, sin primarias, se vería obligado a dividirse a la hora de definir candidatos. Esa propuesta tampoco prosperó. A partir de ese momento, la Casa Rosada y la gobernación acordaron una agenda en común para recomponer la unidad del oficialismo y encarar el tramo decisivo de la campaña hacia las PASO de agosto.

Ayer, en Vicente López, Jorge Macri continuó con la línea discursiva autocrítica que había instalado Vidal en la reunión del Consejo Nacional del PRO. “Cada uno de nosotros, desde su lugar de gestión, sabe que tenemos que estar cerca y dando respuesta a la gente en este momento difícil y necesario, asistiendo a la clase media, con becas para estudiantes, útiles para todos los chicos en escuelas públicas y subsidios para jubilados”, fue el pedido del intendente de Vicente López. Lo escuchaban Néstor Grindetti (Lanús), Héctor Gay (Bahía Blanca), Martiniano Molina (Quilmes), Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Nicolás Ducoté (Pilar), Ezequiel Galli (Olavarría) y Sebastián Abella (Campana), entre otros.

Salvai acompañó a Macri primo en su acto de reasunción de la presidencia del PRO bonaerense y ratificó las palabras de la gobernadora, en el reciente Consejo Directivo Nacional, con las que llamó a seguir trabajando por mejorar la vida de cada uno de los bonaerenses.



Source link

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *