Es clave generar confianza en los depositantes en dólares


Desde que comenzó la crisis venimos advirtiendo la importancia de monitorear el comportamiento de los depósitos privados en dólares (argendólares) que además son clave para la suerte de las reservas del BCRA. Los últimos datos del BCRA muestran que al 3 de setiembre pasado los argendólares han caído u$s7.556 millones desde las PASO (a razón de u$s472 millones diarios) a u$s24.944 millones. Está claro que el quiebre vino tras las Primarias. Hasta ese momento, en las primeras siete jornadas de agosto, los argendólares mostraban un aumento de u$s336 millones (u$s42 millones diarios) a u$s32.500 millones. A partir de ahí, el resultado electoral y los sucesivos desaciertos del Gobierno y la oposición, más los anuncios oficiales de un improvisado canje de deuda y controles cambiarios dieron lugar a un drenaje diario de u$s421 millones que totalizó entre el 12 y el 30 agosto a u$s5.891 millones. Esto en setiembre se potenció. En las dos primeras jornadas se fueron u$s1.665 millones, o sea, u$s833 millones diarios. Según estimaciones del sistema financiero, desde el martes pasado se percibe cierta desaceleración en este drenaje. Recién esta semana se irán conociendo los datos oficiales. Lo relevante de todo esto es, como señala Rodolfo Santángelo, de MacroView, que se frene la caída de los argendólares porque contagian al resto de los depositantes. Además, como ya adelantó este diario, no todos los bancos están posicionados igual en términos de nivel de liquidez en argendólares. Porque hay bancos que prestaron más que otros. El sistema tiene, en promedio, el 50% de los argendólares “cash” en el BCRA y el resto prestado (principalmente a exportadores) y algo en Letes en dólares. De modo que los bancos que prestaron más que el promedio tienen menos “encajes” en el BCRA. Al respecto, vale recordar que no hay redescuentos en dólares. O sea, el BCRA no puede dar asistencia en dólares a diferencia de si poder hacerlo vía Pases o Redescuentos en pesos.



Source link

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *