En Estados Unidos, los salarios pasan un muy buen momento














El índice de costo de la mano de obra del departamento laboral subió 2,8% en el primer semestre; es el mayor aumento de la paga en casi una década Fuente: AP



WASHINGTON.- Los trabajadores de


Estados Unidos
recibieron los mayores aumentos de casi una década en los 12 últimos meses que van hasta junio pasado. Es una señal de que la fuerte dinámica del mercado laboral está haciendo subir los salarios, al competir los empleadores por trabajadores más escasos.





El índice de costo de la mano de obra difundido por el Departamento de Trabajo subió 2,8% anual a junio pasado, dijo el gobierno el martes. Los salarios y jornales, que representan alrededor del 70% de los costos de empleo, también subieron 2,8% comparado con un año atrás. Es el mayor avance de ambas variables desde septiembre de 2008.

Desde el fin de la más reciente recesión, el desempleo en Estados Unidos ha caído al 4% en junio, de casi 10% nueve años antes. El aumento de salarios, que se mantuvo muy bajo durante años luego de la caída de 2007-2009 se ha acelerado al aumentar la demanda de mano de obra y los empleadores han elevado la paga para atraer y retener trabajadores. Ahora se aproxima al ritmo promedio que se veía en períodos anteriores de crecimiento. Entre 2001 y 2007 los sueldos y jornales medidos por el índice de costo del empleo subieron 2,9% al año en promedio, muy por encima del promedio del 1,9% desde el segundo trimestre de 2009 cuando comenzó la actual expansión.



El alza de los salarios se da con un modesto aumento de la inflación que se lleva algo del beneficio para los trabajadores.





Un informe difundido por el Departamento de Comercio mostró que la inflación sigue rondando cerca del blanco del 2% anual de la Reserva Federal. Pero el índice de precios para consumo personal subió 2,2% en junio comparado con un año atrás y subió 0,1% desde mayo. Excluyendo los volátiles costos de alimentos y energía, los precios también subieron 0,1% desde mayo y se incrementaron 1,9% comparado con un año antes.

Hay compañías que aumentando sus precios para compensar los costos más elevados de las
commodities. Procter & Gamble Co. afirmó que está elevando los precios de algunas en sus principales marcas, un cambio de estrategia luego de que el gigante de los productos de consumo masivo informó de otro trimestre de bajo crecimiento de sus ingresos y débil demanda.



La Brunswick Corp, fabricante de motores para embarcaciones aumentó sus precios de venta promedio un 6% en lo que va del año, en parte en respuesta a la inflación de las materias primas. La compañía tiene la intención de seguir elevando los precios en lo que resta del año.



A la gente “no le gustan los aumentos de precios, pero no han afectado realmente la demanda o el mercado”, dijo el CEO de Brunswick Mark Schkwabero en una llamada por ingresos de julio. Aún así, muchos economistas dijeron que el ritmo gradual de los aumentos de precios y salarios significa que el cuadro general de la inflación y la economía sigue siendo bueno al avanzar el tercer trimestre.

“Lo que hemos estado viendo es una aceleración muy modesta, gradual, de los salarios”, dijo el economista Michael Feroli de JPMorgan Chase. El índice de costo del empleo, una medida de los salarios y los beneficios de trabajadores civiles, lentamente avanza en la dirección correcta, dijo.



La inflación estable, los salarios en alza gradual y el bajo desempleo sugieren que el buen momento de la economía estadounidense continúa, sin recalentarse ni enfriarse. En el segundo trimestre la economía de Estados Unidos creció al ritmo más acelerado en casi cuatro años, registrando una tasa de crecimiento anual del 4,1%.

Una medida amplia de los ingresos sin descontar impuestos de los estadounidenses, subió a una tasa sólida del 0,4% en junio comparado con mayo. El ingreso de los hogares ha subido alrededor del 5% comparado con un año antes, lo que se mantiene casi a la par del incremento del consumo en ese período.

La Conference Board informó días atrás que el índice de confianza de los consumidores en Estados Unidos subió a 127,4 en julio de 127,1 en junio. Ese nivel bajó durante este año, tal como sucedió con el índice del ánimo de los consumidores de la universidad de Michigan, que declinó en julio por tercera vez en cuatro meses.

Hay señales de inflación en alza gradual al llegar los banqueros centrales de Estados Unidos a Washington DC para una reunión donde definen sus políticas. Es probable que los funcionarios no modifiquen la tasa testigo de los fondos federales el miércoles y que esperen a septiembre para el siguiente incremento. Elevaron la tasa dos veces este año, siendo la suba más reciente en junio a entre 1,75 y 2% y han dispuesto que habrá dos alzas más este año.

Los funcionarios de la Fed creen que un poco de inflación a una tasa sostenida y predecible es necesaria para mantener a la economía creciendo a un ritmo saludable.


Traducción de Gabriel Zadunaisky











temas en esta nota


¿Te gustó esta nota?






Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *