El primer adicto a Netflix entró en rehabilitación















Durante 6 meses, el hombre de 26 años miraba 7 horas por día de series y películas Fuente: LA NACION



“El próximo capítulo se reproducirá en 12 segundos”, le dice


Netflix
a sus usuarios y muchos quedan atrapados en la tentación de ver un poco más de su


serie
. En algunos casos, la devoción a la plataforma y sus contenidos es tal que son muchas las personas alrededor del mundo, a quienes les cuesta negarse a la tentación de quedarse por unos minutos más sumergidos en la pantalla. Y así, pierden la noción del tiempo. O de la realidad.





























Como le sucedió a un hombre de 26 años de la India que terminó convirtiéndose en el primer


adicto a Netflix
: por seis meses, cada día miraba 7 horas las series y películas de la aplicación. Estaba desempleado y era su manera de escapar de sus problemas y de la presión que sentía por cambiar el rumbo de su vida.

Cada mañana, el hombre se despertaba y lo primero que hacía era prender el televisor. Con el tiempo, comenzó a sentir cansancio en la vista y fatiga y vio que se habían alternado sus patrones de sueño.















En el universo del


streaming
es uno quien marca el tiempo. Por eso, al darse cuenta de que perdió el autocontrol, decidió poner fin a este consumo excesivo y pidió ayuda por lo que hoy está en un proceso de rehabilitación















Manoj Kumar Sharma dirige la clínica del Servicio para el Uso Sano de la Tecnología (SHUT) que pertenece al
Instituto Nacional de Salud Mental y Neurociencias (Nimhans) y que la semana pasada se notificó de este caso.

“Cada vez que su familia lo presionaba para ganarse la vida o cuando notaba la estabilidad de sus amigos, se ponía a ver series. Era un método de escape, se olvidaba de sus problemas y obtenía un inmenso placer de eso”, contó al medio
The Hindu.

Tal es así que para ayudarlo a resolver su adicción, los profesionales lo acompañan con terapia, ejercicios de relajación y motivación para que pueda continuar su carrera.
























Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *