El playboy que se convirtió en atractivo turístico y terminó muriendo en su ley







































Maurizio Zanfanti tuvo una vida de película. Justo él, que había nacido en las cercanías de Rímini, la ciudad natal del afamado director de cine
Federico Fellini. Sorteó la pobreza familiar gracias a su simpatía y seducción, hasta convertirse en un admirado playboy que acrecentó la fama de la Riviera Romagnola; pero una aciaga noche de septiembre de este año, su corazón dijo “basta”, segundos después de tener sexo con una joven 40 años menor que él.

En efecto, “Zanza”, como sería conocido por todos en Italia, en Europa y en gran parte del mundo, había nacido en una zona rural cercana a Rímini, el 20 de octubre de 1955. Como tantos otros en un país agrícola devastado, como era

Italia

por ese entonces, pertenecía a una familia de campesinos empobrecidos.















Luego de una infancia con muchas privaciones, “Zanza”, que enseguida se reveló como una persona simpática y “entradora”, se fue a probar suerte a la gran ciudad cercana. Comenzó como promotor de un club nocturno en Rímini, un enclave que vivía de fiesta junto a las costas del Mar Adriático. En 1972, con solo 17 años, fue contratado por el club nocturno Blow Up, para que conversara con las mujeres de la calle y las convenciera de que debían entrar a la discoteca.

Pronto hizo explotar de gente el club nocturno e incluso empezó a atraer personas de todas partes de Italia a la Riviera de Rímini, y no tardó mucho tiempo en convertirse también en un imán para turistas de otras regiones de

Europa

. ¿Cuál era su secreto? Lo que más cautivaba de él era su fama de gran seductor, algo que lo convirtió en el playboy más famoso de su país.

Según él mismo dijo en una entrevista en 2015, cuando se suponía que se alejaría de la vida pública (cosa que jamás hizo), tuvo sexo con 6000 mujeres a lo largo de su vida. Aclaración importante, siempre remarcada por sus allegados: ellas eran un trofeo para él, pero él también era un trofeo para ellas, que se peleaban por tenerlo.











Zanza siempre estaba rodeado de chicas
Zanza siempre estaba rodeado de chicas

“Zanza” afirmó que en un buen año se acostaba con 200 mujeres. Según precisó en una nota con la publicación italiana Il Foglio, su récord se produjo en 1985, cuando tuvo sexo con 207 señoritas, una media de casi dos por día. “En junio y julio, llegaba a dos por día, y en agosto eran hasta cuatro (una a la tarde y tres a la tardecita o noche). Lo importante es la amabilidad; siempre hay que tener un pensamiento para cada una”, relató.








Su pico de popularidad se produjo en la década de los ochenta, cuando hizo que Rímini se convirtiera en la “perla de las ciudades costeras” y en el centro de la industria del sexo. Él siempre enfatizó: “No solo seduzco por mí, sino que lo hago también por el buen nombre del lugar. La gente viene a propósito para verme y así conoce la ciudad”.


Además de Blow Up, también trabajó para Chic, otro boliche de Rímini. Y durante los meses de invierno era contratado por agencias de turismo en Escandinavia, donde, según publicaciones italianas, se volvió tan conocido que le terminaron levantando una estatua de cera en una ciudad sueca.

Como él mismo confirmó, hubo dos “nunca” en su vida. “Nunca” se casó. Y “nunca” entró a un gimnasio. Sobre lo primero comentó alguna vez: “Soy feliz así como estoy, soltero. ¿Para qué voy a cambiar?”. Y sobre lo segundo señaló: “Hice mucho gimnasio en las camas”.

Según lo describe la revista Rolling Stones, “Zanza” fue la encarnación viviente de todos los estereotipos que existen sobre el hombre latino: carismático, de rasgos esculpidos, pelo largo, camisas desabotonadas y tono amable. Todo eso adornado con muchos anillos y collares. Y, por supuesto, siempre bronceado.




Zanza en acción
Zanza en acción

A sus 63 años, “Zanza” ya había dejado la pobreza atrás hacía mucho tiempo; tenía varias casas y autos. Conservaba intacto su poder de seducción y seguía siendo el mayor atractivo de Rímini, donde era querido por todos. Y hasta la citada revista Rolling Stones dijo de él: “Es un monumento viviente del Rímini de los años 70”. Siempre con la sonrisa pintada en el rostro, se puede decir que Maurizio Zanfanti estaba en un gran momento. Pero… siempre hay un “pincelazo” que arruina todo.

El 26 de septiembre de este año, pasada la medianoche, “Zanza” estacionó su camioneta

Mitsubishi

4×4 en un pequeño bosque de melocotones de su propiedad, y se enredó sexualmente con una belleza rumana de 23 años. Segundos después de hacer el amor, la chica empezó a notar que su compañero respiraba con dificultad y llamó a los médicos, pero ya no había nada que hacer: unos minutos después de las dos de la madrugada, el mayor playboy que dio Italia había muerto en su ley.

Al enterarse de lo sucedido, el alcalde de Rimini, Andrea Gnassi, expresó: “Con Zanza se va no sólo un mito de las llamadas noches de la Riviera, sino también una parte de un período histórico de Italia. Descansa en paz”. Su funeral fue multitudinario y, una vez más, el playboy atrajo hasta su ciudad a centenares de turistas que quisieron darle un último adiós.


* Si querés ver la columna en vivo, sintonizá los viernes a las 23 Lo que el día se llevó (martes a viernes), por LN+: 715 y 1715 de DirecTV, Cablevisión 19 Digital y analógico/ 618 HD y Flow, Telecentro 705 Digital, TDA 25.3, Telered 18 digital y servicio básico y Antina 6 digital.










Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *