“El muchacho del pollo”, el enemigo de “Los Monos” que se transformó en su proveedor – 15/09/2018


Lo describen como “El muchacho del pollo” o el “amigo”, aunque esa palabra no parece vinculada con el afecto: en las escuchas se advierte cómo utilizan el mismo término para referirse a otras personas. A veces simplemente lo nombran por su apellido. “Cuello”, a secas.

“El muchacho del pollo” es Diego Cuello, uno de los proveedores de droga de “Los Monos”, la banda comandada por Ariel “Guille” Cantero, Jorge “Ema” Chamorro y sus parejas. Aunque tiene 41 años, su vida ya acumula algunos episodios que podrían convertirlo en protagonista de alguna ficción con temática narco.

En abril de 2013 lo detuvieron en una denominada “narcochacra” de la localidad de Alvear, pero el procedimiento estuvo cargado de vicios, por lo que logró ser absuelto. La Justicia terminó investigando a los policías que participaron del operativo y observando el accionar del juez Juan Carlos Vienna.

En la anterior causa penal contra “Los Monos”, que terminó con duras condenas contra sus miembros, Cuello firmó una declaración detallando el rol de los Cantero. Culpó al clan por la muerte de Martín “Fantasma” Paz, crimen que permitió iniciar la investigación contra la banda.

Sin embargo, durante el juicio desmintió todo. Los investigadores lo marcaban en el pasado como un enemigo de “Los Monos”, aunque algunos episodios fueron desmintiendo ese rótulo.

Otra vez en abril, pero de 2015, 15 disparos impactaron contra su auto. Se salvó de milagro. Sus hijas, de 2 y 7 años, también sobrevivieron, pero sufrieron heridas en las piernas al ser alcanzadas por las balas.

"Guille" Cantero y "Ema" Chamorro están acusados de manejar la venta de droga junto a sus parejas. (JUAN JOSÉ GARCÍA)

“Guille” Cantero y “Ema” Chamorro están acusados de manejar la venta de droga junto a sus parejas. (JUAN JOSÉ GARCÍA)

Los episodios parecen parte de una ficción, pero son reales. Una vez más en abril, pero de 2016, un operativo permitió detener a siete integrantes de un grupo narco. Cuatro eran policías. Uno de ellos tenía una camioneta Volkswagen Amarok que estaba registrada a nombre de Cuello.

Según figura en la causa “Los Patrones”, en la que se enjuiciará por primera vez a miembros del clan Cantero por narcotráfico en Rosario, Cuello proveía drogas y tenía “un rol importante” en la organización.

El hombre mantenía contacto con los cabecillas. “Yamalo (sic) al muchacho del pollo lo más antes posible”, le indica Chamorro a través de un mensaje de texto a Jésica Lloan, su pareja, el 4 de septiembre de 2015.

Los investigadores determinaron que Lloan se encontró con Cuello en la calle, en el microcentro de Rosario, y le entregó una bolsa de nylon.

Con Gladis Barrios, otra pieza de la banda, se vio el 8 de octubre de 2015. Recibió un paquete que, de acuerdo a la interpretación policial, contenía dinero. El 29 de septiembre de 2015, Ariel “Guille” Cantero le pide a su pareja, Vanesa Barrios, “el número de Cuello”.

En los allanamientos que se realizaron en noviembre de 2015, y que terminaron con su detención, le encontraron cocaína en un departamento de Dorrego 28 bis, una de las zonas más exclusivas de Rosario, a metros del río Paraná. Allí almacenaba la droga. La propiedad estaba ubicada a cien metros de una dependencia policial antinarcóticos.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *