El meteórico ascenso de un mediador y reformista
















Abiy Ahmed llegó al poder el año pasado Crédito: DPA

ADDIS ABEBA (AFP).- El primer ministro de
Etiopía,
Abiy Ahmed, galardonado ayer con el
Nobel de la Paz, creció en una familia humilde y se convirtió en jefe de inteligencia del país, antes de acceder al poder con una agenda de reformas.









































Desde que tomó las riendas del segundo entre los países más poblados de África, en abril de 2018, hizo temblar hasta los cimientos un régimen anquilosado tras más de 25 años de ejercicio autoritario del poder. También decidió abrir la economía de un país caracterizado por una fuerte estatización.

Sus medidas estrella son, sin embargo, demasiado radicales y repentinas para la vieja guardia del antiguo régimen, y a la vez no lo bastante ambiciosas y rápidas para una juventud ávida de cambio y de perspectivas de futuro. Pero sus simpatizantes confían en su inagotable voluntad por hacer avanzar al país.

























Hijo de padre musulmán y madre cristiana, nacido en Beshasha, una pequeña comunidad del centro-oeste de Etiopía, Ahmed creció en una casa que no tenía ni electricidad ni agua corriente. «Íbamos a buscar agua al río», dijo en una reciente entrevista de radio, y contó que recién descubrió la electricidad y el asfalto a los 10 años.

















Siendo adolescente se implicó en la lucha contra el régimen del dictador Mengistu Haile Mariam. Luego empezó a ascender en la coalición en el poder, el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (Eprdf), primero en el aparato de seguridad y luego del lado político.

Subió escalones en el Ejército hasta que obtuvo el grado de teniente coronel, y en 2008 fue uno de los fundadores de la Agencia Nacional de Inteligencia. Tras ser designado primer ministro, en 2018, multiplicó las iniciativas de paz. Además del acercamiento a Eritrea, desempeñó un importante papel de mediador en la crisis política de Sudán.







ADEMÁS











Source link

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *