El dólar sigue en baja y tocó mínimos en un mes, aunque el BCRA duplicó sus compras
















La cotización al público minorista también viene bajando en los últimos días Fuente: LA NACION


Cayó otro 0,5% y cerró a $36,90 el mayorista; se alejó más de la base de $37,37 de la banda de flotación, pese a que la entidad adquirió otros US$40 millones



La cotización del dólar se mantuvo en baja ayer y tomó aún más distancia del piso de la banda de flotación cambiaria, pese a que el

Banco Centra

l (BCRA) duplicó el volumen de compra de reservas para atenuar la presión alcista que enfrenta el peso, luego de un 2018 en el que la moneda local lideró cómoda el ranking de divisas más depreciadas del mundo.





























El billete cerró la jornada con una cotización de $36,90 para la venta mayorista (cotizó a $38,03 en promedio para la venta al público minorista), con lo que quedó ofrecido a un precio 47 centavos (o 1,25%) menor al de $37,37, nivel estipulado como límite inferior de la banda para el día de ayer.

La tendencia no se modificó pese a que, a poco de comenzar la rueda, el Banco Central se alzó con US$40 millones a un precio promedio de $37,099 por unidad















De esta manera, la cotización del dólar no solo quedó por segundo día consecutivo por debajo de la zona de no intervención (ZNI) que se autoimpuso el BCRA, sino que quedó en su mínimo valor desde el 3 de diciembre pasado, conclusión lógica toda vez que lleva “cuatro semanas cerrando con bajas”, según hizo notar el operador Gustavo Quintana, de PR Cambios.















La tendencia no se modificó pese a que, a poco de comenzar la rueda, el BCRA se alzó con US$40 millones a un precio promedio de $37,099 por unidad, en una licitación que apuntó a fortalecer la debilitada demanda local de esta divisa.

Esa cifra duplicó el volumen de la compra que el

Banco Central

realizó anteayer, día en que comenzó a ejecutar el mecanismo de intervención previsto en el plan pactado con el

FMI

, que autoriza a la entidad a intervenir cuando la cotización del dólar baja o sube del piso y el techo de la banda establecida (límites establecidos para ayer en $37,379 y $48,373, respectivamente).








Aun así la entidad que conduce

Guido Sandleris

volvió a mostrar que no le incomoda la situación, algo que queda a la vista cuando se observa lo siguiente:








Tras dos días de intervención, el BCRA aún no apeló al máximo autoimpuesto de US$50 millones por día para ejercer estas operaciones.

Tampoco aprovechó la circunstancia para acelerar el ajuste a la baja en las tasas de interés de referencia (que se mantiene arriba del 58% anual), pese a que hasta ahora estas se mostraron más eficaces para potenciar la recesión que para calmar una inflación que el propio Gobierno alimenta, al validar sostenidos ajustes en tarifas.








Esta segunda lectura resultó ayer fortalecida por la manera en que la entidad manejó la subasta de deuda a la que convoca cada día para regular la liquidez de plaza y asegurarse de mantenerla bajo control.

A la hora en que llamó a esta licitación, el BCRA ya tenía claro que su intervención apenas había ayudado a sostener el valor del dólar (cotizaba a $37,1, uno por ciento por debajo del piso del día).

Sin embargo, así y todo se volvió a esmerar en quitar pesos de circulación (retiró unos $9000 millones vía Leliq, pese a que viene sobrecumpliendo con creces su meta del mes), con lo que volvió a limitar un posible recorte mayor de la tasa (que cayó de 58,46% a 58,11%) y colaboró para debilitar un poco más la cotización del billete, al volver a mostrarle al mercado que se esmera en no dejar sueltos pesos ociosos.


El dilema de la supertasa

Para el economista y expresidente del BCRA

Martín Redrado

, “con un dólar que perfora el piso de la banda cambiaria”, la entidad monetaria debería “bajar más rápido la tasa de interés”, lo que no parece estar en los planes de las autoridades, que hoy parecen contentarse con evitar el riesgo de recreación de una corrida cambiaria, sin importar el impacto que esas políticas tienen en el nivel de actividad económica.

“Si bien debe cuidar el delicado equilibrio de expectativas, el BCRA debiera comenzar a tener como prioridad una reducción de las tasas de las letras de liquidez [Leliq] para apuntalar la economía real y, en definitiva, los ingresos fiscales”, coincidió el analista Roberto Drimer, de la consultora Vatnet.

Los analistas de Delphos Investment no dudan que el Central irá llevando adelante de manera prudente “una estrategia combinada de compra de dólares y baja de la tasa, porque sabe que está trabajando en un entorno de demanda de pesos muy inestable”.


Un contexto más amable

La tendencia a la recuperación del peso se registra en un marco global más favorable para el país, tras un año aciago. “Las monedas emergentes se aprecian hasta 4,3% frente al dólar en lo que va de 2019, con el real (la moneda de nuestro principal socio comercial) liderando las mejoras”, hizo notar ayer el economista Nery Persichini.

En la versión 2019 de ese ranking, el peso aparece como la octava moneda más apreciada, lo que hace que su valoración casi no tenga costo en términos de competitividad cambiaria nominal.

Dicho dato, y la necesidad de confirmar una tendencia bajista de la inflación (el dato de diciembre se conocerá el próximo martes), pueden explicar la prudencia con que el BCRA prefiere enfrentar este proceso.

En lo que respecta a las intervenciones cambiarias en sí, el BCRA ya hizo saber al mercado anteayer que será cauteloso dado que, al comprar dólares, inyecta pesos al mercado y expande la base monetaria. Por caso, la compra de reservas de ayer tuvo como contrapartida la puesta en circulación de $1483,8 millones.

Aun así, si las condiciones de mercado (y la evolución de la inflación) lo facilitan y se mantiene o acentúa la presión bajista del dólar, el acuerdo suscripto con el FMI le concede al BCRA la posibilidad de negociar un aumento de la intervención diaria hasta US$150 millones, planteados en origen para esta posibilidad y luego prudencialmente recortados a un tercio.



















Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *