El conmovedor homenaje de Estudiantes a José Luis Brown y Cacho Malbernat


















Homenaje en el estadio Único al Tata Brown y Cacho Malbernat Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Hafford

Casi 40.000 hinchas en el estadio
Ciudad de La Plata, conmovidos. Un respetuoso silencio, un minuto que queda guardado para siempre, y el aplauso final, cerrado, liberador. La destacada idea de la
Superliga de brindarle un cálido homenaje a
José Luis Brown, uno de los héroes del Mundial de México 1986, tuvo su punto final en el estadio que cobija, por ahora, el sentimiento del León, antes del regreso a 1 y 57. Lejos de otras glorias que agigantaron la leyenda de Estudiantes, puede ser. Pero Tata es parte de esa familia, un hijo pródigo. Por eso, el homenaje al exdefensor y el recuerdo de Oscar
Cacho Malbernat, el gran capitán, marcaron el pulso de la fría noche, antes del encuentro frente a Independiente, por la tercera fecha de la Superliga.



































La muerte de José Luis Brown, a los 62 años, sacudió al mundo del fútbol. Tata era un héroe anónimo, sinónimo de empuje. Su gol en la final de México 86 y su ejemplo de superación al sobreponerse a una lesión en el hombro durante buena parte del partido son recuerdos imborrables. Una agencia de publicidad y un periodista pensaron una idea para homenajearlo. Y hablaron con la Superliga para motorizarla. Dos días después,
#TataEterno se convirtió en una realidad. Los 12 partidos de la tercera fecha tuvieron un particular reconocimiento para el exjugador de Estudiantes de La Plata, Deportivo Español, Racing y Boca.










































Los capitanes de los equipos que ingresaron a cada cancha de la Superliga lo hicieron con dos camisetas: una, la titular de sus respectivos equipos. Arriba de ella portaron otra, que estuvo rota. Suerte de símbolo de Tata, porque apunta al famoso agujero que Brown hizo en su propia remera durante la final de México 86 ante Alemania. El defensor necesitaba ubicar su hombro, que se había lesionado. Salir reemplazado no era una opción. Los capitanes de los dos equipos invadieron el círculo central, hicieron de cuenta que se muerden la camiseta y metieron sus pulgares en ella. Todas las camisetas agujereadas fueron autografiadas y las recibirá la familia de José Luis Brown a modo de ofrenda.

El homenaje también fue para Oscar Malbernat, Cacho, que falleció a los 75 años: fue una pieza clave del León que dirigía Osvaldo Zubeldía a finales de la década del 60 y que ganó el Metropolitano 1967, tres Copas Libertadores (1968, 1969 y 1970) y que se dio el gusto enorme de conseguir una Copa Intercontinental, al ganarle a Manchester United en Old Trafford. Años atrás, volvió a esa mítica cancha y recordó la gesta.






ADEMÁS











Source link

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *