Dólares o pesos: cómo reajustar las carteras en tiempos de calma cambiaria


Puntualmente, las estrategias de carry trade volvieron a ganar protagonismo. Por caso, en diciembre una de las mejores inversiones fue el bono con cláusula “gatillo” (AF19), que trepó 6,9% en pesos y, apreciación de la moneda local mediante, se valorizó 7,5% en dólares, explicaron desde GMA Capital.

Así y todo, los inversores siguen asignando una parte importante de sus portafolios a las apuestas dolarizadas, dado que los problemas macro de la Argentina siguen latentes, tal como lo evidenció en diciembre la suba fuerte del riesgo país (dudas sobre financiamiento en 2020), en medio de la volatilidad muy marcada que exhibieron los mercados internacionales, particularmente Wall Street, azotada el temor de una desaceleración en el crecimiento mundial.

Con la atención del mercado local puesta en la evolución de la actividad económica (inmersa en una nueva recesión), y en el armado electoral de cara a las elecciones presidenciales, el 2019 arrancó con el dólar en baja – más allá del repunte de este martes, perforando la zona baja de no intervención -, algo que refleja la ausencia (momentánea) de la demanda de dólares, y un sostenido ingreso de divisas.

Para el resto del mes y febrero, el mercado espera que la cotización de la moneda estadounidense permanezca muy cerca del piso de la zona de no intervención, estipulada por el BCRA, que crece al 2% mensual. “Creemos que tanto el ingreso de divisas provenientes de la cosecha como así también los u$s 725 millones de la venta de PRISMA (los bancos tienen tiempo hasta el 23 de enero para vender el 51% de la participación) le darán aire al BCRA y mantendrán el tipo de cambio pegado a la banda inferior”, estimaron desde Balanz.

Posiciones en pesos

En este marco de tranquilidad cambiaria, “nos sigue llevando a recomendar parte de la cartera en pesos”, afirmó a ámbito.com Lucas Gardiner, Director de Portfolio Personal Inversiones.

En concreto, Nery Persichini, gerente de inversiones de GMA capital, sugiere “de carácter táctico” un 40%-30% de la cartera en activos en moneda local, que ajusten por CER (inflación) y por la tasa BADLAR; y “un núcleo estratégico” de 60%-70% en bonos en dólares de corto plazo.

En lo que respecta a las inversiones en pesos, a Gardiner le resultan “atractivas” las Letras capitalizables (Lecaps), con tasas arriba del 40% anual.

Persichini, en tanto, destaca en primer lugar el bono de la Provincia de Buenos Aires PBA25, “el título que ajusta por BADLAR más atractivo”, con una tasa del 57% anual. En segundo término, recomienda el bono A2M2 (Gatillo 2020), que ya “cotiza como CER, con un margen real del 11,6%”.

Bajo el actual escenario, desde Balanz sugieren “mantener los nuevos flujos en moneda local” y suscribir al fondo Ahorro en Pesos que correduría, que actualmente ofrece “una TIR de 62,12%”.

Por su parte, Pablo Santiago, jefe de Wealth Management del Banco Mariva privilegia en este segmento, el Bogato 2019 (bono gatillo que vence en febrero), y las Lecaps, con vencimiento en marzo próximo.

Posiciones dolarizadas

Para aquellos inversores más conservadores, el bono Dual 2019 (vence en junio de 2019), con un rendimiento anual del orden del 5%, “nos parece una recomendación válida”, afirma el director de Portfolio. Si se busca asumir más riesgo, Gardiner se inclina por posiciones en bonos más largos, en particular, dentro de la curva soberana ve interesante el Discount en dólares, con una TIR arriba del 12% anual.

Pasada la tormenta global de diciembre, que impulsó al riesgo país a dispararse por encima de los 830 puntos, “la curva argentina comienza a acercarse a los niveles de sus pares y creemos que aún hay espacio para nuevas compresiones, por lo que mantenemos nuestra recomendación sobre el tramo corto”, sostienen desde Balanz.

Y destacan el Bonar 2020 (AO20), con una TIR del 10,75% anual (duration de 1,57 años), el Global 2021 (AA21), con una TIR del 12,73% (duration de 2,04 años), y el Bonar 2024 (AY24), con una TIR del 12,06% (duration de 2,25 años).

Dentro del universo sub soberano, asimismo, recomiendan la curva de bonos de la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba y Neuquén.

En la misma línea, Santiago sugiere activos de la parte corta de la curva en dólares, como las Letes, Duo 2019, Bonar 2020 y Global 2021. También ve valor en bonos provinciales en dólares como CABA 2021 y bonos corporativos “de alta calidad crediticia”, como Pan American Energy 2021, Tecpetrol 2022 y Arcor 2023.

Quienes busquen escapar al riesgo argentino, el jefe de Wealth Management del Banco Mariva menciona algunos bonos soberanos en dólares de corto/mediano plazo para incluir en la cartera, como México mar22/sep22/may26, Brasil 2021/feb 25, Chile 2020, Perú 2025 y Colombia 2021/may24.

Dada la volatilidad asociada a las tensiones comerciales entre EEUU y China, la crisis geopolítica que atraviesa Europa, y las expectativas de desaceleración de la economía global y de las ganancias empresariales para 2019, el equipo de Advisory de PUENTE remarca que luce conveniente “tomar una estrategia defensiva para las carteras”.

“Teniendo como punto de partida el objetivo de proteger el capital, priorizamos el posicionamiento en bonos en dólares de corta duración de emisores de excelente perfil crediticio, como el Tesoro americano y créditos con grado de inversión; de modo que se pueda construir un flujo de fondos estable que sea relevante al corto plazo, y que permita la reinversión en un contexto de mayores tasas de interés”, evalúan.

Acciones

Para los inversores más agresivos, aparecen algunas oportunidades en renta variable, particularmente en sectores estratégicos de Argentina y Brasil. “Somos optimistas con relación a ambos países. En Brasil, hay buenas expectativas ante la asunción de Bolsonaro y perspectivas positivas para la economía, con una recuperación del PBI a una tasa arriba del 2%”, afirma el director de Portfolio.

A la vez, que dentro del mercado local, y aunque la volatilidad se pueda mantener por momentos alta-, Gardiner observa valor en el sector de energía y en el segmento financiero.

“Por un lado, creemos que el Gobierno entendió la importancia que tiene el sector energético en el empuje de la actividad. Por otro lado, y en cuanto al financiero, apuntamos a la expectativa de una recuperación de la economía a partir del segundo trimestre como buen driver para el consumo, y la rentabilidad de los bancos”, argumentó.

En cuanto a la región, Desde Mariva se mantienen “neutrales” en México (compañías de infraestructura y consumo), sobreponderan Brasil (sector de consumo y servicios públicos), y subponderan Argentina. Entre los Países Andinos, se muestran neutrales en Chile (sector financiero), y subponderan a Perú y Colombia.



Source link

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *