De Martínez de Hoz a José Hernández, la casa de los espías cambia de nombre


















Polémica. De Martínez de Hoz a José Hernández, la casa de los espías cambia de nombre

Es solo un gesto, un cambio de nombre que hasta podría justificarse si se apela a la historia del emblemático lugar donde tiene su

sede

la

Agencia Federal de Inteligencia (AFI),

justo en la esquina que balconea con la Casa Rosada. Pero algunos de las fundamentaciones que se escribieron sobre el hecho de que la propiedad situada en 25 de mayo 11 tenga otra denominación prometen desatar polémica al menos con dos entidades:

la Sociedad Rural Argentina y el Jockey Club.















































Según se publicó en el

Boletín Oficial,

la sede de la AFI

dejará de llamarse Martínez de Hoz para empezar a honrar a José Hernández,

el autor del Martín Fierro. La resolución 902/2020 ese inicia con una justificación por el cambio de nombre. «Que en el solar donde actualmente desarrolla su actividad esta Agencia Nacional de Inteligencia, se emplazaba el «Gran Hotel Argentino», donde José Hernández culminó su obra gauchesca «El Gaucho Martín Fierro», un poema de gran trascendencia en la historia de la literatura argentina», dice la norma

firmada por la interventora Cristina Liliana Caamaño


Iglesias Paíz,

según consta al pie.
































Quizá hubiese bastado con sólo esa referencia para entregarle un homenaje más al hombre de letras argentino. Pero no, los considerandos de la norma se cargaron de miradas históricas. «Que el edificio actual de esta Agencia se denomina Martínez de Hoz, un apellido también de trascendencia en la historia nacional. Que a partir de la recuperación de la democracia en diciembre de 1983 se han implementado sendas medidas de distinta trascendencia en relación a los principios de Memoria, Verdad y Justicia, que no solamente refieren a los delitos contra la humanidad cometidos en el marco de terrorismo de Estado durante la última dictadura cívico-militar, sino que

impone una necesaria revisión histórica integral, que alcance a los propios orígenes de la Patria»,

se escribió.

























Y luego llega la revisión histórica: «El origen de la riqueza familiar de los Martínez de Hoz se remonta los albores de la lucha por la Independencia nacional, cuando José Martínez de Hoz amasó un capital a partir de negocios relacionados con el tráfico de personas destinadas a la esclavitud».




















Pero sin dudas,

la parte que seguramente provocará el rechazo tiene que ver con las actividades del nieto de aquel primer integrante de la familia.

«Que el nieto del iniciador de la fortuna familiar, José Alfredo, en 1866, fue uno de los fundadores de Sociedad Rural Argentina y poco después del Jockey Club y del Club del Progreso, organizaciones de la sociedad civil que convocaban al grupo más selecto de los grandes terratenientes de la Argentina», agrega el escrito.














«Que

resulta doblemente gratificante reivindicar la figura del autor del famoso poema gauchesco

al designar al presente edificio con su nombre y, en simultáneo, quitar de un sitio emblemático ubicado frente a la Casa de Gobierno y de la Plaza de Mayo, la figura de la familia Martínez de Hoz», finaliza.
















Claro que antes hubo un párrafo para José Alfredo Martínez de Hoz, el exministro de Economía durante la dictadura: «Que el último integrante célebre de la familia Martínez de Hoz fue José Alfredo, nacido en el año 1925, quien, como ministro fue un exponente de la complicidad civil de los gobiernos de facto de José María Guido y del llamado «Proceso de Reorganización Nacional», iniciado el 24 de marzo de 1976″.











El edificio es una obra del arquitecto Alejandro Bustillo que data de 1929. Desde entonces se llama Martínez de Hoz.








ADEMÁS











Source link

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *