Daryl Hannah y Neil Young: una pareja, ¿despareja? unida por el activismo ecologista y el arte


















Daryl Hannah y Neil Young se conocieron y enamoraron en 2014, se casaron en 2018 y se mantienen juntos como pareja y como socios en su activismo por el medio ambiente Fuente: AFP

Durante cuatro años el romance fue pura especulación, pero en 2018 una serie de cuestiones lo confirmaron. Entre ellas, un casamiento, su respectivo festejo y las felicitaciones abiertas a la pareja en las redes sociales, ni más ni menos. Así quedó blanqueado, definitivamente,

el amor entre Daryl Hannah y Neil Young

.















































¿Quién hubiera imaginado esta unión una o dos décadas atrás? Posiblemente, nadie. Porque la vida amorosa del cantante y compositor y la de la actriz y directora circulaban por caminos diversos. Al punto en que, cuando se confirmó su matrimonio, los títulos de las revistas más variadas eran del tipo: «Daryl Hannah se casó a los 57 y nunca adivinarás con quién».


Pero la historia de la pareja se remonta a 2014, cuando comenzó la relación. Hannah (hoy, 59) y Young (hoy, 74) habían coincidido en la filmación de un documental de Greenpeace sobre las arenas petrolíferas de Athabasca, en Arena, un sitio considerado destructivo para el medio ambiente. Por entonces, Young no se había separado nunca de su esposa, con quien estuvo 36 años en pareja. Meses más tarde sucedió el divorcio de Neil y Pegi Morton. Y la relación entre Daryl y el cantante fluyó, aunque no se hizo pública hasta varios años después.
































Daryl Hannah con Tom Hanks en Splash
Daryl Hannah con Tom Hanks en Splash

















El compromiso y el medio ambiente

Evidentemente, lo que no había logrado el universo de la fama y del arte (juntarlos ni enamorarlos) fue concluyente gracias al activismo ecológico de ambos.




















Daryl es vegetariana desde los 11 años. Y, desde la década del 90 es activista en causas por el medio ambiente. Y su compromiso es total. Al punto de haber sido arrestada en diversas ocasiones por participar de protestas, incluidas dos frente a la Casa Blanca y una en el año 2006, cuando se ató a un árbol para reclamar contra la venta de una granja, en Los Ángeles.











Por su parte, Young hace décadas que se ocupa de tareas humanitarias a través de distintas fundaciones. Y uno de sus compromisos tiene que ver con lograr una mayor conciencia ecológica. Entre otros logros, a comienzo de los años 2000 realizó una gira «amiga del ozono» en la que pudo utilizar biodiésel como combustible en los vehículos del tour. Además, ofreció una serie de cuatro shows en 2014 junto a Diana Kral, a los que llamó «Honor the Treaties», en protesta contra el impacto ambiental de las arenas petrolíferas de la zona de Alberta, en Canadá.














Lo que seguramente fue un motivo fundamental para empezar la relación, también fue crucial para mantenerla y afianzarla hasta el matrimonio, cuya ceremonia ocurrió en agosto de 2018 de manera íntima y a bordo del yate del músico, cerca de las Islas de San Juan, en California.


Aunque en alguna entrevista aislada ya habían oficializado la relación, hasta que el casamiento ocurrió, los medios se venían ocupando solamente de circular fotos de paparazzi en las que se los veía juntos. Y el llamado de atención fue la circulación de mensajes de terceros, como sucedió el mismísimo día de la ceremonia. Entre los mensajes sobresalió la publicación del blog no oficial sobre el músico, llamado Neil Young News, que incluía un video del tema «Married Man» con un texto que sólo daba iniciales: «¡Felicitaciones N & D!».
















Otro saludo, y bien directo, fue el del guitarrista Mark Miller que publicó en Facebook una felicitación a ambos con nombre y apellido, con el deseo de que llevaran adelante una «larga y feliz relación». A su vez, por entonces, las publicaciones de Hannah fueron más sugerentes que evidentes: subió a su Instagram una foto con un búho y el siguiente texto: «Alguien nos está vigilando. amor y solo amor».


Por otra parte, a principios de 2018 se había estrenado el film

Paradox

en Netflix, que tenía a Daryl como directora y a Young como protagonista y autor de la banda de sonido. Para muchos esta película significó la presentación oficial de la pareja en sociedad, en un bello gesto de comunión artística. Se trata de un Western musical y onírico, con guiños al activismo en común y a la carrera de Young como músico.





Pero fue recién en octubre de ese año cuando Young confirmó desde su plataforma el matrimonio con la actriz, en un mensaje que la mencionaba como «mi esposa Daryl» y que acompañaba el nuevo video en vivo del clásico «Ohio», de Crosby, Stills, Nash & Young. En esta ocasión el compositor instaba a sus fans a votar y a hacerlo con sentido común. Sobre el tema, Neil explicó que fue escrito en 1970 después de ver la tapa de una revista con una chica arrodillada al lado de su amigo muerto en protestas contra la guerra de Vietnam. «Ahora vemos en qué nos hemos convertido», reflexionó el músico.



El amor después del amor

La actriz cobró relevancia en la década del ochenta. Fue la androide Pris en

Blade Runner

(1982) y se convirtió en la protagonista de

Splash

(1984) mientras admiraba al público y enamoraba al personaje de Tom Hanks como una despampanante sirena. Y, luego de otros trabajos menos llamativos, encarnaba a la asesina implacable Elle Driver que lucía un parche en el ojo y actuaba como mercenaria de Bill en

Kill Bill I

y

Kill Bill II

(2003 y 2004).


Entre otras de sus destacadas actuaciones, la última de alto perfil fue en la serie

Sense8

(2017). Pero más allá de sus participaciones como actriz, Daryl había ocupado todas las portadas de la prensa del corazón y de artículos de incumbencia política en el principio de los años 90, gracias a su noviazgo con John F. Kennedy Jr. Incluso, cuando él «sentó cabeza» (porque en esos términos se hablaba del hijo de de JFK y Jackie Onassis) y se casó con su novia Carolyn Bessette, era común oír que se mencionara el parecido físico entre ella y Hannah. Hubo quienes, incluso, especularon irracionalmente en que otro hubiera sido el final de John John de seguir con Daryl. Como se sabe, él y Carolyn murieron juntos en un accidente aéreo, en 1999.





Daryl Hannah y Quentin Tarantino en un alto de la filmación de Kill Bill
Daryl Hannah y Quentin Tarantino en un alto de la filmación de Kill Bill Crédito: Miramax Films

Antes, Hannah había salido con el cantautor Jackson Browne, con el que compartió mansión en Santa Mónica. Y su historial incluye otros nombres con los que estuvo vinculada, como Val Kilmer, el mago David Blaine y el pianista Rami Jaffee (The Wallflowers). Pero, hasta 2018 y el matrimonio con Young, nunca se había casado.


Por el lado de Neil, su carrera es tan extensa como sus logros. Sólo basta con mencionar algunos de sus maravillosos discos, como

After the Gold Rush

(1970) y

Harvest

(1972), o de sus formaciones rutilantes con otros músicos en grupos como Buffalo Springfield, Crazy Horse y Crosby, Stills, Nash and Young.





La reunión de Crosby, Stills, Nash and Young de 1999
La reunión de Crosby, Stills, Nash and Young de 1999 Fuente: Reuters

Y, si de su vida sentimental se trata, antes de cruzarse con Hannah tuvo tres relaciones importantes. La primera, con Susan Acevedo, con quien estuvo casado un año, en 1970. La segunda, con la actriz Carrie Snodgress, con quien tuvo a su hijo Zeke Young, en 1972 y de quien se separó unos años más tarde. Y la tercera y más duradera, con Pegi Morton, con quien se casó en 1978 y tuvo a sus hijos Amber Jean y Ben (que sufrió de tetraplejía y parálisis cerebral). Como se mencionó, el matrimonio se divorció en 2014.


Lo cierto es que hoy la pareja que nos ocupa convive y proyecta en conjunto. Lo primero que se supo de su cotidianidad es gracioso: que ella le aseguró a él dieta y entrenamiento de pilates tres veces por semana. También se sabe que Hannah se ocupó de registrar visualmente su casa en el pueblo de Telluride, en Colorado. Algo de ese hogar cálido, de chimenea prendida y ventanas como cuadros hacia un paisaje árido y de leños prendidos, se puede percibir desde las filmaciones caseras que Hannah hace de su marido, mientras él brinda alguna de sus «Fireside Sessions», conciertos en streaming para acompañar al público en la cuarentena.









ADEMÁS











Source link

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *