Creatón: así imaginaron los jóvenes cómo sería el futuro del trabajo















Con juegos y consignas ágiles pensaron ideas para el mundo laboral que se viene



Una aplicación que rankee a las empresas de acuerdo con el impacto social positivo que generan, que los líderes pasen un día “en los zapatos” del liderado o generar áreas de innovación que atraviesen a todos los sectores de las empresas son solo algunas de las ideas concretas que surgieron del primer Creatón organizado por McDonald’s, que convocó a 400 jóvenes y más de cien referentes de distintas empresas, ONGs e instituciones educativas y gubernamentales.
















Con más del 80 por ciento de sus empleados en la franja de 16 a 24 años, hace tiempo que McDonald’s viene trabajando sobre la temática del empleo joven. Esa vocación por atender a las demandas y necesidades de quienes están terminando la escuela y eligiendo una carrera profesional quedó plasmada en dos jornadas llenas de energía y entusiasmo en la que los jóvenes fueron invitados a que pensaran sobre cómo se imaginan que será el trabajo del futuro. A través de juegos y consignas que estimularon la creatividad, se animaron a discutir los cambios necesarios para redefinir el futuro del trabajo.








“Uno habitualmente lee cosas sobre los millenials, vinculado a que no tienen compromiso o no tienen ganas y acá se vio todo lo contrario. Me parece que tenemos que generar ámbitos para que eso suceda”, expresó Diego Benenzon, vicepresidente de Recursos Humanos para Latinoamérica de Arcos Dorados. Los jóvenes trabajaron sobre cinco ejes: Innovación y Tecnología, Impacto Social, Liderazgo, Diseño del Trabajo y Sueños y Propósitos. Las ideas que fueron surgiendo durante el primer día fueron resumidas y se convirtieron en el material de debate de la segunda jornada, a la que se sumaron líderes de empresas y organizaciones ávidos de escuchar lo que los chicos tenían para decir.
















Co-construyendo el futuro del trabajo







El Creatón de McDonald’s se llevó a cabo en La Rural y sorprendió a todos sus participantes e invitados por su dinamismo, creatividad y productividad. Los resultados alcanzados se deben en gran parte a una metodología de trabajo ágil y participativa diseñada especialmente para este evento.








El primer día fue absolutamente de los jóvenes. Distribuidos en 50 mesas de ocho personas, primero elaboraron un mapa mental con las palabras asociadas el eje de trabajo para luego ir volcando sobre él todas las ideas que se les ocurrían. Al poner en común las propuestas, eligieron alguna de ellas para representarla en un pequeño video de un minuto. Al día siguiente, la actividad tomó forma de World Café. Esta vez se sumaron referentes del mundo laboral, desde directivos de recursos humanos de distintas organizaciones, hasta representantes de ONGs y Gobierno, quienes junto a algunos jóvenes discutieron las ideas más fuertes para elaborar algunas conclusiones. Todo en un ambiente súper festivo al que no le faltaron sorteos, charlas inspiracionales, shows musicales, baile y sorpresas.








De la iniciativa de McDonald’s también participaron la ONG Ashoka y la consultora especializada en soluciones de RRHH Von Der Heide, quienes se encargaron de diseñar esta metodología de trabajo. “Cuando diseñamos esta metodología la hicimos a la medida del contexto en el cual los jóvenes se sentirían más cómodos para expresarnos, para comunicarnos y para acercarnos. Con juegos y tecnología, porque los chicos filmaron un video, logramos reflejar en ese lenguaje y en ese estilo de comunicación cómo los jóvenes querrían que fuera el futuro del trabajo”, explicó Susana Von der Heide, presidenta de la consultora Von der Heide.

Además de imaginar el futuro y de hacer propuestas para que ese mundo laboral por venir sea un ámbito de productividad, pero también de felicidad, los jóvenes también respondieron a una encuesta que será de gran utilidad para que las empresas sepan cómo son vistas por ellos. En ese sentido, no resultó menor que a la pregunta de para qué buscan un trabajo, la realización y el crecimiento personal haya superado por un punto porcentual al dinero (33% y 32% respectivamente).

El Creatón de McDonald’s terminó, pero la riqueza de lo generado en esos dos días perdurará por mucho tiempo. “Con toda esta información que recibimos la idea es poder sintetizarla y generar un documento para que todas las organizaciones puedan aprender de lo que los jóvenes nos dicen”, contó Benenzon. Los chicos seguramente recordarán por siempre esta oportunidad de ser escuchados, quizá una de las mayores demandas que le hacen al mundo del trabajo.













Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *