Cómo hacer de la muerte profesional una oportunidad



















La columna de Andrés Hatum



El profesor de management, Andrés Hatum, habló de las personas que se «mueren» organizacionalmente por distintos motivos y de cuáles son las alternativas que tienen si es que tienen alguna chance dada su situación.


































1.El fusilado. Según lo que contó en el programa «Comunidad de Negocios», que se emite por

LN+

, un caso típico de «fusilado» es el empleado al que le ofrecen un cargo en otro país y dice que no por motivos familiares y queda frizado.

«Cuando
entrás en el freezer empezá a buscar trabajo en otro lugar porque la organización ya no te va a dar más oportunidades ¿Por qué? Porque te convertís en un bloqueador organizacional ¿Qué significa eso? Que para la gente que está abajo es muy difícil subir si vos te quedas en la posición y no querés seguir subiendo. Entonces, si uno tiene buenas capacidades y potencial, tiene que entender que, para evitar se fusilado o frizado, tiene que irse, si le ofrecen irse», aconsejó y dijo, que si el profesional es muy bueno, quizás le perdonan una negativa, pero si se niega dos veces ya no tiene posibilidades de crecimiento en la empresa.


























2. El suicida profesional. Este arquetipo es, según Hatum, el que pone una bomba de tiempo en la organización porque se considera un super héroe. «Por ejemplo, si alguien envía un mail y dice ´estoy en desacuerdo con la falta de paridad en el sistema de compensación entre hombres y mujeres y mando el listado de sueldos de toda la organización en este archivo´, te suicidaste», opinó.

















La columna de Andrés Hatum

07:37



3. La morgue. Siguiendo al profesor, la «morgue» es una especie de limbo al que entran muchos profesionales a partir de los 50 años y pueden llegar a estar ahí hasta la jubilación rezando «que no los entierren». Su consejo: Si formaron a muchas personas, deberían pegarse a ellas para que cuando crezcan, les permitan salir de la «morgue».


4. Los zombies. Son los que aterrorizan a los mortales, a cualquier empleado, de acuerdo a Hatum. El peor caso son los «zombies vampiro» que chupan la sangre o la energía del resto y buscan
ascender a cualquier costo. «Uno no tiene que ser enemigo del zombie, tiene que estar cerca porque en algún momento van a llegar al poder y mejor ser amigo de ellos», afirmó.










5. El velorio. «Estás en el cajón, te están velando y, de repente, podés llegar a despertar. Esas son las personas que, por alguna situación, generan buenos resultados en un área que estaba muerta, entonces cuando te estaban velando, te levantaste y causaste el susto de todos», relató Hatum y dijo que la peor situación, de la que no se puede volver, es «el entierro o la cremación». «De ahí no se sale», concluyó.










ADEMÁS














Source link

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *