Cinco detenidos por los tiroteos contra jueces que investigaron y condenaron a Los Monos – 11/10/2018


Cinco personas que podrían estar involucradas en los tiroteos contra domicilios vinculados a jueces que investigaron y condenaron a la banda “Los Monos”, además del Centro de Justicia Penal y una sede del Ministerio Público de la Acusación, fueron detenidas este jueves a la mañana tras 12 allanamientos desarrollados en domicilios de Rosario, en su mayoría en la zona sur, y en Villa Gobernador Gálvez.

Las marcas de los balazos, en uno de los edificios atacados. El domicilio tenía relación con la jueza Marisol Usandizaga.

Las marcas de los balazos, en uno de los edificios atacados. El domicilio tenía relación con la jueza Marisol Usandizaga.

Por dos de los 13 hechos ocurridos desde fines de mayo será imputado como instigador Ariel “Guille” Cantero, condenado en abril pasado a 22 años de prisión por ser líder del grupo narco y cometer un homicidio. Por estos días se tramita además un juicio por narcotráfico, el primero contra el líder del clan Cantero y algunos de sus laderos.

La Tropa de Operaciones Especiales (TOE) realizó el operativo ordenado por el equipo de Gravedad Institucional de la Fiscalía Regional de Rosario, que investiga los atentados. En los allanamientos se secuestraron un revólver calibre 22, otro calibre 38, una escopeta 12/70, dinero, celulares, alhajas de oro, un vehículo y notebooks.

Una mujer de 22 años y cuatro hombres de 19, 28, 46 y 49 años serán imputados en las próximas, aunque no se anticipó el rol que los fiscales le asignarán en los episodios que sufrieron miembros del Poder Judicial desde el 29 de mayo pasado.

Los dos primeros episodios ocurrieron ese día contra dos viviendas que habitó en el pasado el juez Ismael Manfrín, quien presidió el tribunal provincial que condenó a Cantero, a Ramón Monchi Machuca –37 años de prisión– y a otros 17 miembros de “Los Monos”. Las ataques sucedieron horas antes de que “Guille” fuera trasladado desde una cárcel en Piñero a un penal Federal de Resistencia. Sus defensores habían realizado planteos rechazando esa medida.

Los atentados se repitieron hasta agosto. En ninguno fueron heridas personas y en todos los domicilios atacados ya no vivían jueces o fiscales. La investigación determinó que Cantero, desde la cárcel, ofrecía el pago de entre 4 y 6 mil pesos por disparar contra domicilios. Por whatsapp compartió datos privados de Manfrín y su esposa. Por el resto de los ataques no se determinó aún quién fue el autor intelectual.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *