Cervezas, dietéticas y medios de pagos, qué rubros tener en cuenta a la hora de empezar un negocio propio














Crédito: Shutterstock



En la década del 90, los locutorios se multiplicaron en todo el país. El modelo, impulsado por Telefónica, fue exitoso porque no requería dos elementos claves en las franquicias: el canon mensual y el fee de ingreso. Lo que cada comercio generaba iba a la compañía, que luego repartía un porcentaje entre sus franquiciados. Ese mismo modelo replicó Rapipago, la marca que lideró la lista de las que más crecieron en 2017, con 600 puntos de venta nuevos, de acuerdo con la Guía Argentina de Franquicias.





Walter Barisone, gerente de unidad de negocios, explica que, en promedio, cada franquiciado tiene entre dos y tres locales. La empresa tiene 4200 puntos de contacto y el 98% son de terceros.

A pesar de la devaluación, Almundo planea llegar a los 100 locales entre los propios -que son 30- y los de terceros, que hacia diciembre deberían ser 70. “A mitad de año, ya estamos en 42 franquiciados”, explica Silvia Tenazinha, country manager de la compañía.



Las tiendas de objetos de diseño se multiplican en las ciudades y ya hay algunas que ofrecen franquicias. Lucas Lanosa, director creativo de Gorsh, una de las referentes, explica por qué la marca decidió crecer con este modelo: “El rubro tiene muchísimo potencial y todavía no está explotado. Tomamos como referente la marca danesa Flying Tiger, que comenzó con una tienda familiar y hoy tiene 914 locales en 30 países”, sostiene el empresario.





Las cervecerías son otro ejemplo de las modas que impulsan franquicias. Hay al menos 10 fabricantes y vendedores que son franquiciantes. Para Arce, la explicación detrás de la expansión de la malta es simple: “La fila vende. Cuando la gente ve un local que desborda de gente, en forma automática se dispara el pedido de franquicias”.

“Las más buscadas son las franquicias que exigen una inversión de entre 30.000 y 40.000 dólares -agrega Canudas-. La demanda de cafeterías y cervecerías sigue muy fuerte”.

Otro “hit” que no se detiene son las dietéticas. “Se están expandiendo más allá de los barrios de alto poder adquisitivo hacia el resto de la ciudad y el interior del país”, sostiene Arce. La cordobesa Grandiet estuvo también entre las marcas de mayor crecimiento en 2017, con 56 locales nuevos.



Su fundador, Norman Schramm, espera un piso de 50 aperturas este año. En este momento, Grandiet tiene 180 puntos de venta, cuatro de ellos propios. “Llegamos a tener 46 comercios propios en 15 provincias y luego empezamos a tercerizar, lo que nos dio conocimiento de los distintos mercados y mayor seguridad para los franquiciados”, resalta.











temas en esta nota


¿Te gustó esta nota?






Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *