Cayó el mayor falsificador de España: es argentino y tiene 70 años – 07/02/2019


Empezaron por el final. Los investigadores tenían un documento trucho que no pasó los controles de rutina y todo un camino por desandar. Terminaron desbaratando a la organización de falsificadores de documentos más importantes de España, liderada por un argentino de 70 años.

El cerebro de la organización fue identificado como Néstor Aníbal (su apellido no trascendió). Aunque en realidad se hacía llamar por sus identidades truchas: Juan Carlos, Alfredo y Mateo. Ni su esposa sabía cuál era su verdadero nombre. Después de 8 meses de seguirle los pasos, la Policía Nacional de España lo detuvo este miércoles en Madrid junto a otras once personas en Barcelona, Vigo e Ibiza. Entre ellos estaba su hijo.

«Montaron un laboratorio de falsificación de documentos muy especializado, sofisticado y profesional», dijo a Clarín Serafín Giraldo, portavoz de la Policía Nacional española.

Entre los detenidos también está el hijo del líder de la banda.

Entre los detenidos también está el hijo del líder de la banda.

La investigación arrancó en junio del año pasado, cuando una persona de nacionalidad marroquí no logró pasar un control de rutina. Ese documento fue enviado a analizar junto a otros secuestrados en aeropuertos y fronteras que tenían un gran nivel de detalle y allí la Policía identificó un patrón en común.

Lo más fácil fue encontrar a los intermediarios y los detectives descubrieron una red de marroquíes que se dedicaba a facilitar el ingreso de ciudadanos de ese país a España. Los intermediarios les entregaban los papeles a familiares de los compradores, que luego se los hacían llegar a Marruecos. Esa resultó ser solo una de las ramas de la organización integrada por españoles y liderada por Néstor Aníbal.

El catálogo de productos que ofrecía la banda era muy variado. Los precios arrancaban en 800 euros y llegaban hasta 5.000. Elaboraban permisos de residencia y de conducción, pasaportes italianos, argentinos y marroquíes, cartas de identidad francesas o italianas, visados estadounidenses o tarjetas de residencia de España. Y podían conseguir una licencia de conducir auténtica con un curioso servicio, propio de la serie Los Simuladores: presentarse a rendir el examen de manejo por otra persona. Para eso adulteraban la foto y el chip del pasaporte español del interesado.

Para las autoridades españolas, se trata de la banda de falsificadores más importante descubierta hasta el momento y señalaron que tenía la particularidad de llevar a cabo todas las fases de falsificación de los documentos sin requerir de laboratorios complementarios como ocurre con otros delincuentes del mismo rubro.

De nuevo, los investigadores miran más allá y piensan en otros delitos que Néstor Aníbal pudo haber facilitado con su organización. «El principal objetivo era la entrada y permanencia a España de inmigrantes ilegales. Pero lo que más preocupa son los segundos objetivos, como puede ser abrir cuentas bancarias para sacar créditos y así incurrir en una estafa, o bien muchas identidades falsas pueden caer en manos de terroristas», dijo Giraldo.

Algunas de las máquinas utilizadas por la banda de falsificadores.

Algunas de las máquinas utilizadas por la banda de falsificadores.

Con la investigación cerrada, la Policía hizo nueve allanamientos en todo el país, en los que se encontraron grabadoras láser, máquinas industriales, seis impresoras láser, dos prensas de impresión tampográfica y termográfica, dos escáneres, tres equipos informáticos de última generación y unas 2.000 tarjetas en blanco, la mayoría con el chip incorporado. «Lo que más llamó la atención es que se encontraron productos químicos y un secadero artesanal muy sofisticado y profesional. No son meros falsificadores», señaló el portavoz.

Para no ser descubierto Néstor Aníbal mudaba el laboratorio cada tanto y el último, ahora desmantelado, se encontraba en un edificio de oficinas de la localidad madrileña de Rivas Vaciamadrid, que tenía como fachada un negocio dedicado a la impresión.

Mirá también

Los investigadores definieron al principal detenido como un hombre “meticuloso” y también autodidacta, aunque con conocimientos de impresión o dedicado a ellos en alguna etapa de su vida. «La inteligencia de Néstor Aníbal está por encima de lo normal. Es inimaginable lo que podría haber hecho si la hubiese utilizado con un buen fin», dijo Giraldo. Dicen que él mismo le explicó a la Policía en qué consistía el proceso de confección de los papeles truchos.

El hombre llevaba 30 años en España de forma irregular y en su poder se hallaron 25.000 euros que tenía guardados en una caja de seguridad.

Los operativos terminaron con 12 detenidos.

Los operativos terminaron con 12 detenidos.

Ahora quedó detenido en la cárcel de Madrid imputado por los delitos de «banda organizada» y «falsificación», por lo que podría recibir una condena de 10 años de prisión

Además del laboratorio, para funcionar la banda contaba con una red de contactos que se dedicaban a la venta. «Tenían gente que trabajaba en la calle pero para cobrar lo hacían por transferencia bancaria y entregaban los papeles por mensajería», dijo Giraldo.

En los operativos, la Policía secuestró además dinero en efectivo (75.000 euros y 20.000 dólares), cuatro vehículos, un dron, varios dispositivos de almacenamiento masivo de información, documentos truchos y otros en proceso de falsificación. 

El laboratorio funcionaba bajo la fachada de una imprenta.

El laboratorio funcionaba bajo la fachada de una imprenta.

Giraldo explicó que este tipo de documentos era casi infalible a la vista de las autoridades. «Hay dos fases de control. Un policía, por su preparación conoce los elementos que pueden ser falsificados dentro de un documento, pero en la calle solo tienen la vista y sus manos. Ahí era muy fácil que estos documentos pasaran por buenos. Eran de una calidad impresionante. Pero en el laboratorio, ante un analista específico, se caían por su propio peso», concluyó.



Source link

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *