Advierten por la deuda de corto plazo














El Fondo y los analistas afirman que es un tema para seguir de cerca Fuente: Archivo



En el informe que los economistas del


FMI
presentaron al directorio, en base a las medidas que el Gobierno podría llevar adelante para llegar a la convergencia fiscal en 2020, hay un análisis de la macroeconomía argentina, donde el staff de técnicos advierte sobre los riesgos de la deuda de corto plazo y aconseja estirar sus plazos.





Este punto fue señalado por Daniel Marx, economista, exsecretario de Finanzas y actual director ejecutivo de Quantum Finanzas. “La deuda con


Lebac
y LETE está en rojo dentro del análisis que hace el FMI. Es una tema para observar”, indicó, y señaló que las medidas que el Gobierno tiene que cumplir estrictamente figuran en el memorando que se le envió al Fondo con la Carta de Intención.

Los bonos de corto plazo tienen el gran riesgo de que vencen permanentemente y por lo tanto se corre el riesgo constantemente de que los tomadores dejen de renovar y compren dólares, lo que hace aumentar la presión sobre el tipo de cambio y no permite que haya una verdadera estabilidad cambiaria.



“Las Lebac son los bonos que entrega el Banco Central y están en pesos. Si devuelve todos esos pesos a los tomadores y la gente va a comprar dólares, sube el tipo de cambio a las nubes o lo obliga al BCRA a entregar un montón de reservas. En el caso de las LETE, que es deuda en dólares, cuando llega el vencimiento y los tomadores no las refinancian, el Tesoro tiene que dar dólares directamente. ¿De dónde los saca en este momento que no tiene acceso al mercado? Esa es la gran pregunta. Terminarían sacando reservas al Banco Central otra vez”, explica Camilo Tiscornia, director de C&T.





“Tanto las Lebac como las LETE, que son montos importantes, al ser de corto plazo, exponen siempre al Gobierno a este riesgo. Si tuvieras confianza, como hubo el año pasado, no hay ningún problema porque el Gobierno emite y cuando vencen renueva. Pero en un contexto como el actual genera un problema: atenta contra la estabilidad precaria que tenemos en este momento”, agregó.

Martín Alfie, economista jefe en Radar Consultora, comentó: “El Gobierno avanza ahora con LETE, que tienen un plazo más largo que las Lebac, aunque en general siguen siendo cortas, a un año. El problema es que esas LETE son en dólares, por ende una devaluación no ‘licua’ la deuda”.

Iván Carrino, de Iván Carrino & Asociados, señaló: “En términos generales, una deuda de corto plazo es riesgosa para el deudor, porque cuando tiene que pagar es un vencimiento cercano. El Gobierno hoy está acumulando una cantidad de deuda de corto plazo que siempre tiene riesgo de default, y encima si los vencimiento caen el año que viene, va a ser un momento de estrés. Si el Gobierno no tiene plata para pagar, tiene que refinanciar la deuda, y para eso debe endeudarse a una tasa más alta. El otro riesgo es que al ser endeudamiento en moneda extranjera, es deuda en una divisa que el Gobierno no maneja”, indicó.



“Una buena práctica es tener deuda de menos del 5% del PBI en el corto plazo y el Gobierno está medio al límite cuando uno hace las cuentas. Lo ideal también es tenerla en moneda doméstica y acá la mayoría es en LETE (en dólares). Este año van a vencer más de US$20.000 millones. Eso no muestra una buena gestión de la deuda. Además, la Argentina paga gastos corrientes con esa deuda”, concluyó, por su parte, Guido Lorenzo, economista de ACM.










temas en esta nota


¿Te gustó esta nota?






Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *